La fotografía que encabeza este artículo fue publicada en el volumen Palma de Mallorca, artística arqueológica y monumental editado en Barcelona en 1897. Son los restos de la iglesia del convento de Jesús, que estaba en los terrenos que hoy ocupa el hospital Psiquiátrico. Una curiosa espadaña lateral, un edificio de una sola nave, arcos apuntados y contrafuertes gruesos son el telón de fondo de cuatro personas que reparten su atención entre el fotógrafo y las ruinas. Se trata de una construcción gótica que Palma ha perdido para siempre. En el libro citado se publicó una segunda imagen en la que se puede ver el claustro conventual, muy posterior al templo. Esta parte aún se conserva entre las dependencias del centro de salud mental.

El convento de Nostra Dona dels Àngels o de Jesús fue fundado por los franciscanos en 1441, según explican Maria Barceló y Guillem Rosselló en su obra La ciudad de Mallorca, la vida cotidiana en una ciudad mediterránea medieval. Su impulsor fue el lulista Bartomeu Catany. Estaba en la carretera que conducía a Puigpunyent y dio nombre a una de las puertas del recinto amurallado. En 1441 ya se trabajaba en el edificio conventual. El claustro, es de época posterior: 1593. El cenobio gozó a partir de siglo XV del favor de los palmesanos. El más ilustre de sus moradores fue fra Juníper Serra, el colonizador de California.

Sus ruinas son el fruto de la desamortización que impulsó Mendizábal en 1835 y amplió Madoz en 1855. Una medida teóricamente necesaria, que pretendía poner coto al inmenso poder terrenal y económico de la Iglesia, tuvo consecuencias nefastas sobre el patrimonio. En Palma no solo cayó el convento de Jesús, también se perdió, como edificio más destacado, el de Sant Domingo, arrasado unos días antes de que desde Madrid llegara el documento que aceptaba su conservación. Una parte del contenido artístico se preservó, en el caso de los d0minicos destaca el órgano construido por Jordi Bosch, que hoy suena en la iglesia de Santanyí. La pieza más destacada del convento de Jesús que se conserva es el Belén que se puede ver en la iglesia de La Sang.