29 de agosto de 2012
29.08.2012

Deixalles recogerá ropa usada en lugares públicos y empresas

La fundación ha detectado una merma del 23 por cierto en la entrada de prendas de segunda mano durante el primer cuatrimestre de 2012

29.08.2012 | 08:30
La presidenta, Francesca Martí, durante la presentación.
La Fundació Deixalles pondrá en marcha, a partir del 1 de setiembre, una nueva campaña de recogida de ropa en colegios, empresas, espacios públicos y contenedores, ya que durante el primer cuatrimestre de 2012 detectó una disminución de un 23 por cierto de entrada de prendas usadas. La iniciativa Posam fil a l´agulla amb la teva roba pretende hacer un llamamiento a la sociedad para que donen lo que ya no usan.
La presidenta ejecutiva de la entidad, Francesca Martí, explicó ayer que la razón de ser de la iniciativa radica, por un lado, en recordar a la sociedad que la ropa es un recurso útil para realizar procesos de trabajo social y, por otro, agradecer tanto a la ciudadanía como a las empresas que han depositado su confianza en la fundación donando prendas usadas.
Desde sus inicios, Deixalles ha llevado a cabo diversos programas sociolaborales para personas con dificultades a través de la recuperación y reciclaje de materiales. Por ejemplo, uno de sus procesos más destacados es el taller de ropa que, además de crear puestos de trabajo, promociona la solidaridad social.

Lista de espera
En total, durante 2011, Deixalles logró crear 16 puestos de trabajo normalizado ­–no todos ellos en riesgo de exclusión social­–, aunque, también, generó un contrato de inserción anual y consiguió que 76 personas iniciaran los procesos de reinserción social. Pero pese a los resultados optimistas, desde la entidad aseguran que en la actualidad se ha incrementado el número de personas que están en riesgo de exclusión social, provocando que la lista de espera para poder realizar un proceso de inserción se haya alargado considerablemente.
La fundación se financia principalmente gracias a la venta de los productos reciclados que han sido donados por los ciudadanos. Sin embargo, una cuarta parte de su presupuesto proviene de subvenciones públicas, que durante el 2012 se han visto mermadas en un 20 por ciento menos. En este sentido, Martí aseguró que el retraso del pago de las ayudas genera que los gastos financieros de la fundación se hayan disparado hasta tres veces más en los últimos años.
En esta línea, la presidenta ejecutiva de la entidad consideró: "Si se reducen las subvenciones Deixalles tendrá que obtener recursos a través del impulso de campañas con el fin de continuar con el trabajo social que realiza". Añade que en el contexto social y económico actual deben reinventarse apostando por nuevas incitativas, como las llevadas a cabo durante el pasado año, que permitan invertir la tendencia negativa de la fundación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!