El parque de bomberos de la Playa de Palma deja de estar operativo a partir de hoy, como parte de las últimas medidas de austeridad que ha tomado el Ayuntamiento.

El parque de Son Castelló dejó de funcionar a inicios del verano, con lo que Bomberos de Palma cuenta ahora solo con dos parques, el de son Malferit y la Taulera, según ha podido conocer Efe.

La eliminación de dos parques supondrá que aproximadamente 30 bomberos deberán atender todas las emergencias, lo que podría generar retrasos en el tiempo de respuesta ante posibles siniestros. Hace menos de un mes, trabajadores del Ayuntamiento protestaron frente al despacho del alcalde de la ciudad, Mateo Isern, ante las medidas de ajuste que está tomando el Ayuntamiento y que afectan directamente al personal.

El secretario general de CCOO en el Ayuntamiento, Pedro Castro, que encabezó la protesta, advirtió de que el cierre de la parque de bomberos de la playa de Palma era una de las medidas "más graves e irresponsables", porque "si pasa algo, no se va a llegar en cinco minutos como a otros sitios".

Según la memoria de 2010, la respuesta media de los Bomberos de Palma (7 minutos y 8 segundos) en responder a las emergencias era uno de los mejores estándares marcados por la UE.