03 de abril de 2011
03.04.2011

"El derribo de edificios ayudará a Cala Major"

La entidad vecinal de la zona cree inviable el plan de reforma de Cort y otros apuestan por demoler inmuebles antiguos

03.04.2011 | 08:30
Residentes de Cala Major y Sant Agustí han visto que en los últimos años ha ido creciendo el número de edificios abandonados y en mal estado de conservación. La concejalía de Vivienda del ayuntamiento de Palma ha elaborado un proyecto de rehabilitación integral de estas zonas, que incluye diferentes actuaciones de mejora de la movilidad y accesibilidad, la protección del paisaje y de la costa, la actividad comercial y de las viviendas y diversos equipamientos con un presupuesto global de 72 millones de euros.
La creación de zonas verdes es una de las iniciativas más destacadas de este plan de reforma ya que estos barrios residenciales próximos a la costa carecen de espacios libres públicos. Para conseguirlo el ayuntamiento necesita adquirir inmuebles y solares. El estudio elaborado por Cort destina 20 millones de euros para la adquisición, derribo y construcción de una zona verde en el solar del Hotel UTTO, situado en la avenida Joan Miró. Además, para revitalizar la vida comercial de estas áreas el plan urbanístico de Cort propone adquirir comercios obsoletos para demolerlos y conseguir espacios libres. Estas iniciativas son bien recibidas por los residentes de la zona consultados por este periódico, que consideran que se han acumulado muchos inmuebles obsoletos y otros descuidados, lo que contribuye a la progresiva degradación y olvido de estos barrios. Muchos optan por la demolición y otros por un lavado de cara de las fachadas. Carolina Longobucco regenta un negocio en Joan Miró desde hace un año y reside en Sant Agustí desde hace seis. "Hay muchos hoteles, casas y negocios olvidados en esta avenida y en las calles colindantes, que podrían aprovecharse para espacios públicos", señala esta restauradora, para la que a corto plazo lo prioritario es habilitar más plazas de aparcamiento, ya que muchos tramos de Joan Miró son zona azul de la ORA y las calles adyacentes están colapsadas de vehículos. Silvia Bruno también vive en Sant Agustí y no duda al señalar la zona de los apartamentos Inpala´s y Pullman como la más necesitada de un lavado de cara. El plan elaborado por Cort prevé la rehabilitación del entorno de la calle Joan de Saridakis con un estudio urbanístico y arquitectónico, en el que se encuentran estos inmuebles con una inversión de 13 millones de euros. Bruno plantea varias opciones para construir zonas verdes: "La plazoleta que hay cerca del hotel Belvedere podría iluminarse y destinarse a espacio urbano".
La demolición del abandonado hotel UTTO es una de las opciones más aceptadas por los vecinos consultados. "De una zona con encanto Sant Agustí se ha convertido en un foco de inseguridad y suciedad. Es adecuado que derriben algún hotel cerrado para un espacio público", explica Francisco García, que lleva veinte años viviendo en esta zona de Ciutat.
La mejora de la movilidad con la creación de un carril bici en la avenida Joan Miró, la ampliación de las aceras o una nueva conexión de esta vía con Joan de Saridakis son otros de los cambios incluidos en el proyecto municipal, con un coste de unos 14,5 millones de euros. Isidro Arcos es taxista y además reside en Sant Agustí: "Existen establecimientos hoteleros cerrados y antiguos, que necesitan reformas y son focos de suciedad. Podrían recuperarse para los ciudadanos". La presidenta de la asociación de vecinos de Sant Agustí, Ana María Parés, afirma que este plan es inviable porque Cort no tiene dinero. "Lo importante es que empiecen por las actuaciones básicas como la creación de un centro de día que pedimos desde hace años", indicó.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!