13 de marzo de 2011
13.03.2011

Vidas vinculadas a Arenas de Bilbao

Los residentes de esta calle de Sometimes, que Cort ha cambiado por el del hotelero Bartomeu Xamena, creen que no sólo se quita un nombre sino todas sus historias personales y la convivencia vecinal

13.03.2011 | 07:30
El nombre de la calle Arenas de Bilbao está vinculado a las vidas de los vecinos que residen en esta vía de la urbanización de Sometimes, que el ayuntamiento de Palma cambió el pasado mes de enero por el del hotelero Bartomeu Xamena por haber sido el fundador de la asociación hotelera de esta zona turística. Estos residentes se han movilizado para recuperar la denominación original porque, tal como sintetiza uno de ellos, Rafael Llabrés, "no sólo se quita una inscripción sino todas nuestras historias personales".
Consideran que se ha roto la convivencia cuando siempre ha existido la paz en una vía en la que la mayoría ha residido desde su infancia y juventud. Conocen los orígenes de la calle y por ello rechazan los argumentos propuestos por Cort para cambiar su denominación.
Rafael Llabrés es el hijo del arquitecto director de obras de la urbanización de Sometimes, que se construyó en los años 50 a instancias de Luis Bejarano. En los sesenta empezaron a levantarse los principales hoteles de los alrededores. La que empezó siendo una zona de veraneo se convirtió con el tiempo en residencial.
Llabrés relata que la primera casa que pisó fue la que construyó su padre en Arenas de Bilbao y allí se quedó durante más de cincuenta años. Bejarano vivía en Guetxo y veraneaba en la zona turística de Arenas de Bilbao. Por ello decidió dedicar ese nombre a una de las vías de Sometimes. "Un señor (refiriéndose al hotelero Bartomeu Xamena) se ha adueñado de una calle cuando le hemos dado la opción al ayuntamiento de trasladarlo a un parque y mantener nuestro nombre", explica Llabrés.

Alternativas
Este vecino, junto a otros residentes como Amelia Alós, su marido Juan Marqués, Maria Antonia Vadell o Antonio Canyelles propusieron a la concejala de Cultura, Nanda Ramon, trasladar el nombre de Bartomeu Xamena a alguna de las plazas situadas junto al hotel Acapulco o las pistas de tenis ubicadas al final de la calle Arenas de Bilbao. "No entendemos el motivo del rechazo teniendo otras alternativas válidas", señala Amelia Alós.
Esta vecina define su relación con esta calle de Sometimes como un sentimiento. "Yo vivo aquí desde pequeña. Mis padres venían a veranear aquí cuando el Arenal era como es Trenc". Alós cree que la única vía que les deja ahora el ayuntamiento es seguir profundizando en la historia personal de Bartomeu Xamena, que fue alférez provisional en la Guerra Civil, en el bando que se sublevó contra la II República, para conseguir recuperar su denominación original.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!