La zona situada entre los polígonos de Son Fuster y Son Castelló, bajo el puente de acceso, se ha convertido en un espacio para el abandono incontrolado de escombros y residuos de todo tipo