12 de noviembre de 2010
12.11.2010
Palma a la vista

´La luz de sant Martí´

El efecto óptico del doble rosetón en la Seu llena el templo de curiosos a primeras horas de la mañana

12.11.2010 | 01:05
Cámaras en ristre para inmortalizar ´el doble rosetón´ o la ´luz de sant Martí´.
Los escolares de uniforme, a todo correr. La madre casi pierde los tacones. Redoblaban las ocho campanadas. Dice el refrán que a todo cerdo le llega su san Martín pero en Palma, en el templo de la iglesia de Mallorca, en la Catedral, el santo se vive por su luz. El conocido efecto como ´luz de Sant Martí´ o doble rosetón o vacío de luz –cada 11 de noviembre y 2 de febrero, por la Candelaria– es una consecuencia derivada de las especiales condiciones lumínicas que acaban provocando que el rosetón de Llevant de la Seu se sitúe debajo del rosetón de Ponent, creando un ocho perfecto de luz y color.
Parece magia pero es pura matemática. De ahí que la Sociedad Balear de Matemáticas, creada en 2005, difunda entre los escolares y aquellos que quieran saber más del lenguaje de los números una serie de actividades encaminadas "a restar esa imagen de ciencia aburrida que tiene la matemática", expresó Daniel Ruiz Aguilera, vicepresidente de esta entidad.
En el templo, y tras la contemplación del efecto luminoso que dobla el rosetón, alumnos de bachiller y secundaria siguieran sin perder calada la visita guiada por Las matemáticas en la Seu de Mallorca, una actividad que cuenta con el apoyo de la Direcció General de Innovación.
Ruiz Aguilera les condujo por el templo para narrarles, con detalles "explicados de una manera divulgativa", la construcción de la Catedral, el porqué de sus dimensiones y su relación con la Sagrada Familia, de Antoni Gaudí. Hubo también parada en la Capilla del Santíssim, de Miquel Barceló. Se les contó la numerología bíblica que el artista imprimió a su particular interpretación del milagro del pan y los peces. De hecho, la espera de que el movimiento del sol incidiera con su luz en el rosetón de Ponent se saldaba, al menos por algunos de los visitantes matutinos ayer de la iglesia, con una visita a la capilla que ya todos llaman ´de Barceló´.
"Las matemáticas son un lenguaje y todo tiene que ver con ellas", incidió Daniel Ruiz, profesor de la Universitat y vicepresidente de la muy activa Sociedad Balear de Matemáticas.
Se pueden contemplar las reglas matemáticas que rigen en el edificio del Ayuntamiento, en el claustro de Sant Francesc, en la tumba de Ramon Llull, en la estatua de Jafuda Cresques, en Montesión, en los Baños Arabes. Todo un recorrido que los matemáticos proponen sin escuadra y cartabón. Aseguran quienes han asistido a sus itinerarios que, tanto Daniel Ruiz Aguilera como su compañero de oficio, el matemático Josep Lluís Pol, suman adeptos entre los escolares y demás. Consiguen que las matemáticas dejen de ser las espinacas del plato de asignaturas del curso.
No perdía detalle del tránsito del sol hasta situarse y tiznar de colorines la fachada de Ponent de la catedral el también matemático y musicólogo Pere Estelrich, ni el concejal de Hacienda, Andreu Alcover, "encantado" en su primera contemplación de la "luz de Sant Martí". El arco iris se elevó en la Catedral y todos a una sacaron sus cámaras para hacerle el clic a un fenómeno que aún puede verse hasta este sábado. Y para aquel rezagado, decirle que puede consolarse porque si a todo cerdo le llega su san Martín, el solsticio de invierno vuelve a colorear el templo en la Candelaria.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!