Unió Mallorquina se ha sumado al PP y ha solicitado la retirada del actual Plan de Reconversión Integral de la Platja de Palma aprobado inicialmente en julio y ahora pendiente de los informes preceptivos y vinculantes de los ayuntamientos de Palma y Llucmajor. El presidente de UM, Josep Melià, consideró que se debería consensuar entre los partidos e instituciones "un nuevo plan de Reconversión Integral, dada la falta de acuerdo, con el fin de aprobarlo a finales de este año o principios del próximo". Melià no dio excesiva importancia a que el plan actual pueda ser derogado.

Asimismo, el presidente de UM remarcó que su "prioridad" en estos momentos es que el Ejecutivo autonómico busque una solución con el fin de levantar la suspensión de licencias que impide a los hoteles de la zona ejecutar las obras de modernización de sus establecimientos.

Reiteró que, para su formación, la reforma de la Platja de Palma es "una cuestión de Estado", por lo que cabe seguir la "hoja de ruta" que partidos e instituciones firmaron hace dos meses en el Consolat. En esta reunión ya se acordó una segunda exposición del Plan, puesto que se aceptarían modificaciones sustanciales en relación a la primera, que no se podrían hacer antes del próximo mes de abril.