01 de junio de 2010
01.06.2010
Pleno municipal. Una iniciativa incluida en el segundo plan E contestada por distintos colectivos

La asociación vecinal de Santa Catalina parará las obras del eje cívico

El concejal Donate asegura que el 80% del proyecto incluye cambios en redes de servicios

01.06.2010 | 02:05
Pere Felip, con vecinos protestando por las obras.
"No, no y no al eje cívico de la calle Fàbrica". Así de contundente se manifestó ayer el representante de la asociación de vecinos de Santa Catalina, Pere Felip, en su intervención ante el pleno municipal, en relación a la ejecución del proyecto de eje cívico que el equipo de gobierno tiene previsto ejecutar en una tramo de la calle Fàbrica de su barriada.
Mientras un grupo de vecinos mostraba pancartas en contra del proyecto, Felip aseguró que los moradores de la calle Fàbrica, el día en que se inicien las obras, "ocuparán, pacífica, legal y democráticamente la calle con el apoyo incondicional de la asociación de vecinos y demás entidades ciudadanas y deportivas que hacen piña con nosotros". Anunció asimismo que su asociación está dispuesta a dar "la madre de todas las batallas" con el fin de impedir el inicio de unas obras, financiadas a cuenta del segundo Plan E y cuyo proyecto ya ha sido adjudicado. Los vecinos temen que las obras sirvan para que este tramo de calle se convierta en un nuevo emplazamiento para la práctica del botellón y que se permita la proliferación de terrazas en la calle con el consecuente incremento de los ruidos.
Calificó de "incompresible" la actitud de UM, "que en los plenos de febrero y marzo se había alineado al cien por cien, con uñas y dientes con nuestra entidad" y que en la pasada comisión emitió una "cobarde abstención". Una cuestión que fue rectificada en el pleno de ayer ya que el concejal regionalista emitió un voto similar al del PP en el pleno de ayer, en el que se aprobó "lamentar" el incumplimiento de un acuerdo plenario por parte del equipo de gobierno.
Por su parte, el concejal de Infraestructuras, Francisco Donate, insistió en que los usos del eje cívico no están decididos, algo que compete a la comisión técnica ya constituida en la que participan vecinos, comerciantes, restauradores y grupos políticos.
En su intervención el concejal del PP Carlos Veramendi pidió a Donate que no le cuente "historias" y afirmó que "los usos están más que decididos".
En relación a la propuesta relativa a la paralización de la remodelación de la plaza y del mercado de Pere Garau, el concejal Donate se limitó a repetir las afirmaciones de la concejala de Urbanismo Yolanda Garví en una reciente entrevista en este periódico en las que afirmaba rotundamente que en este mandato no habría ninguna actuación. Recordó que se trata de una "idea", que está en fase de discusión.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!