14 de septiembre de 2009
14.09.2009
actualmente hay 23 locales municipales destinados a la consulta y el préstamo de libros

La reorganización de las bibliotecas supone el cierre de siete y la apertura de tres nuevas

Cort afirma que la escasez de presupuesto obliga a esta disminución para aumentar el horario y la calidad de otras

13.09.2009 | 22:01
La biblioteca Josep Maria Llompart da servicio a toda la zona de s´Escorxador.
El departamento de bibliotecas municipales tiene que hacer encaje de bolillos con los locales de los que dispone debido a la escasez de presupuesto. En lo que llevamos de legislatura ha sustituido cuatro centros destinados al préstamo y consulta de libros por otros dos nuevos y más espaciosos. A final de año está previsto clausurar otra biblioteca y abrir una cercana, pero que abarque a más de una barriada. Por último, también prevén cerrar otras dos. En total, durante este mandato se habrán cerrado siete y abierto tres. Esta reorganización es "para optimizar recursos", según argumenta el director general de bibliotecas, Ferran Tarongí.
"No queda más remedio que cerrar algunas si queremos ofrecer más calidad y aumentar el horario de otras sin que haya más gastos", tal como añade. Actualmente hay 23 locales municipales, mientras que al principio de la legislatura había 26 centros.
Tarongí explica que el objetivo es "crear nuevas bibliotecas mejor dotadas en cuanto a los recursos y el espacio, es decir, con un fondo documental mayor, ordenadores, conexión wifi y una sala infantil", además de intentar ofrecer horarios más amplios. "Nos tenemos que olvidar de los pequeños locales de barrio y abarcar un territorio más extenso", destaca.

Especialización

Otra línea de actuación que se está empezando a poner en marcha con la reestructuración es "lograr una cierta especialización para que los interesados en un tema concreto sepan dónde acudir", en palabras del responsable político.
Por ejemplo, la biblioteca de s´Escorxador se pretende centrar en lenguas y cultura popular; la de Son Gotleu, en biografías; en Cort hay un fondo documental sobre cultura judía; en la Ramon Llull se pueden encontrar cómics de todo tipo; los interesados en arte tienen la biblioteca del Casal Solleric; y cuando se abra el Casal de Barri de Foners, a finales de año, su primer piso tendrá una biblioteca en la que habrá libros de medio ambiente y excursionismo. Además, todas cuentan con un fondo general y de historia local.
La apertura del nuevo centro ubicado en la calle Joan Alcover supondrá el cierre de la instalación situada en el polígono de Llevant, lo que ha provocado las críticas de la asociación de vecinos, que no entienden por qué el consistorio permite su clausura. El director de bibliotecas responde que la nueva se encuentra a diez minutos y que "la tendencia es reducir el número en beneficio de más libros y más personal, algo que no se puede ofrecer en los lugares pequeños", tal como sostiene.

Mejor servicio

Tarongí concluye que "cuando el servicio mejora, es utilizado por más gente", como está ocurriendo en s´Escorxador, aunque todavía no tienen datos de este año, porque su apertura es reciente. En total, según datos de 2008, hubo 113.819 consultas y 28.032 préstamos en las bibliotecas municipales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!