20 de marzo de 2009
20.03.2009
sa torreta

La obra de Guillem Reynés

20.03.2009 | 01:00
Juego del arquitecto sobre una fotografía de la catedral.
No es fácil para el público interesado acceder al catálogo de obras de los arquitectos mallorquines del siglo XX. Los estudiosos suelen centrarse en el análisis e influencias de estos técnicos -cosa por otra parte lógica- antes que en intentar una exhaustiva presentación de su legado. Resulta aún más difícil que este catálogo venga acompañado de planos, fotografías, esbozos, mediciones e, incluso, de meras ensoñaciones difícilmente realizables de los arquitectos catálogos.
Este déficit acaba de romperse por lo que respecta a de Guillem Reynés Font. Su nieto Guillermo Reynés Corbera, con la colaboración de Miquel Seguí Aznar y de Elvira González Gozalo, acaba de dar a la luz en dos tomos el archivo de su abuelo celosamente cuidado por la viuda.
Guillem Reynés nació en Palma en 1877 en el seno de una familia de maestros de obras originaria de Alaró. En 1905 se licenció en la Escuela de Arquitectura de Barcelona. Fue arquitecto provincial y también arquitecto diocesano. Desgraciadamente, su trayectoria profesional se vio cortada por la epidemia de gripe de 1918, que le causó la muerte el 13 de octubre.
Reynés fue un defensor del patrimonio mallorquín: colaboró en el Die Balearen del Arxiduc, dejó patente su disconformidad con el derribo de la puerta de Santa Margalida y arriesgó su dinero para evitar que los últimos restos del Museu de Raixa abandonaran Mallorca, como había ocurrido con el resto de la colección reunida por el cardenal Despuig.
Su intervención fue clave en la construcción de los monumentos del Rosari de Lluc y en la decoración de la basílica. En Palma se debe citar la reforma del antiguo casal Dezcallar de la calle Sant Miquel para convertirlo en Can March, con la escalera y la loggia que hoy dan acceso al museo. También es suya la restauración de la muralla de la Almudaina y la construcción de carácter historicista de la Torre dels Caps junto a la escalera de acceso a la catedral. En La Real elevó la nave de la iglesia y aligeró los arcos abriendo vanos en sus partes más pesadas. Su obra civil más importante es la Clínica Mental de Jesús.
La enumeración de la obra podría ser larga pese a su temprana muerte y no apropiada para un artículo de estas dimensiones. Para los interesados ahora ya está disponible: ´Guillem Reynés Font. Una trayectoria interrumpida´.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!