03 de abril de 2008
03.04.2008
corrupción. anticorrupción investiga el extraño contrato verbal por presunta prevaricación

Acciona no quiso construir el castillo en vista de las anomalías administrativas

De Santos encargó directamente a una multinacional el área infantil ante la negativa de la constructora del parque

03.04.2008 | 03:56
Imagen de las obras de construcción del parque de sa Riera.
Acciona, la principal empresa adjudicataria del Parc de Sa Riera en Palma, se negó a construir un área infantil de juegos réplica del castillo de Bellver y a instancias del entonces teniente de alcalde de Urbanismo, Javier Rodrigo de Santos, acusado en una querella de presunta malversación de fondos públicos con una tarjeta visa municipal, ante el cúmulo de irregularidades administrativas que rodeaban dicho encargo. De Santos, al que la fiscalía anticorrupción investiga también por presunta prevaricación, habría puenteado a Acciona y encargado directamente el castillo infantil a la multinacional sueca Hags, especialista en juegos para niños.
A mediados del 2006 la Empresa Municipal de Obras y Proyectos Urbanos de Palma (EMOP), presidida por De Santos, decidió invertir una importante cantidad de dinero suplementaria en el Parc de Sa Riera, una zona verde cuya construcción había sido adjudicada a Acciona.
Las modificaciones se debieron a la necesidad de dar un uso a los miles de metros cuadrados ganados para el parque tras la medida de trasladar la Fira del Ram a otra ubicación. Desde el Ayuntamiento presidido por Catalina Cirer se pensó en instalar en esa superficie un gran castillo de juegos infantiles y una no menos espectacular fuente, entre otras dotaciones.

Omisión de las normas

La fiscalía anticorrupción está estos días tratando de esclarecer si el edil de Urbanismo decidió contratar verbalmente con la multinacional sueca Hags la instalación del área de toboganes, pasarelas y rampas para pequeños y puentear a Acciona.
Los investigadores piensan que el regidor del PP no pudo convencer a la adjudicataria de que construyera el nuevo equipamiento. Acciona se habría negado a hacerse cargo del encargo verbal en vista de la ausencia total de cobertura en el expediente y de la presunta vulneración de todas las normas sobre contratación administrativa.
En este momento saldría a relucir el supuesto acuerdo verbal entre Javier Rodrigo de Santos y Hags para que dicha empresa diseñara el parque infantil.
Anticorrupción dispone de una prueba documental, una carta enviada por el presidente del EMOP a Hags, donde le instó a instalar el castillo para los niños con independencia de las posibles omisiones en los trámites administrativos.
La multinacional fabricó y emplazó el área infantil en una zona próxima a la cafetería del Parc de Sa Riera y giró una factura de 1,4 millones de euros.
La fiscalía tiene que reconstruir ahora el recorrido de la factura, dado que, al parecer, Hags no la presentó directamente a Cort, sino que se la pasó a Acciona. La adjudicataria del Parc de Sa Riera se habría negado a hacerse cargo de la factura y la multinacional sueca la remitió directamente al Ayuntamiento, quien también puso objeciones a su abono, puesto que el equipamiento no aparece presupuestado en ningún lado y parece existir un sobreprecio de un diez por ciento, es decir 140.000 euros. Mauricio Rovira, actual concejal del PP y miembro del consejo de la EMOP, contradijo el pasado sábado la versión de la adjudicataria. "Las obras del castillo infantil se encargaron a Acciona, debido a que era la empresa constructora que ganó el concurso para hacer las obras del Parc de Sa Riera, donde está el castillo", aseveró Rovira.
La fiscalía está tratando de reunir pruebas para presentar una segunda querella contra De Santos y otras personas por el castillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!