23 de marzo de 2008
23.03.2008
corrupción. la denuncia del fiscal pone en el punto de mira la gestión del ex teniente de alcalde

El Parc de sa Riera dirigido por De Santos costó un 66% más de lo presupuestado

Cort tiene problemas para pagar la réplica del castillo de Bellver, que costó 1,4 millones

23.03.2008 | 01:00
De Santos con Cirer, Gijón, Penalva y una técnica junto al juego del castillo de Bellver.
Una de las obras emblemáticas ejecutada bajo la responsabilidad directa del ex teniente de alcalde de Urbanismo y coordinador municipal, Javier Rodrigo de Santos, el Parc de sa Riera, costó a los ciudadanos de Palma 25 millones de euros en lugar de los 15 inicialmente presupuestados y que, en teoría, debía aportar íntegramente el ministerio de Medio Ambiente.
Se trata de una "desviación" en relación al proyecto inicial del 66%, que se solventó cargando los gastos suplementarios a la Empresa Municipal de Obras y Proyectos (EMOP), la misma que utilizaba el teniente de alcalde para pagar sus correrías nocturnas a cuenta de todos los ciudadanos y que ahora se enfrenta a una querella del fiscal por presunto malversación continuada de fondos públicos.
Como consecuencia de esta gestión los actuales responsables municipales no han podido hacer efectivo aún el importe del juego infantil que emula el castillo de Bellver, cuya factura asciende a 1,4 millones de euros (232 millones de pesetas). Fuentes municipales indicaron que cuando se contrató no había partida presupuestaria para ello y que se hizo "a dedo" sin la convocatoria previa de un concurso. Las mismas fuentes indicaron que se ha realizado un peritaje de la instalación que ha dado como resultado una diferencia a favor del Ayuntamiento de un 10%, lo que supone una cantidad de 140.000 euros (23 millones de pesetas).
El incremento de los gastos del parque se originó como consecuencia de la decisión de trasladar los aproximadamente 40.000 metros cuadrados que se debían utilizar para la Feria del Ram a su actual emplazamiento de Son Fuster. Tras esta decisión se decidió "llenar" este espacio con una serie de equipamientos con el fin de "reforzar la parte lúdica del parque", según sus arquitectos, Manuel Ribas Piera y Marta Gabás. De esta forma se proyectó una gran fuente, que ocupa una superficie de 1.300 metros cuadrados, además del castillo monumental de 3.500 metros cuadrados y 10 metros de altura. A ello hay que añadir varias pistas deportivas, una pista para perros y una pista para patines.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!