Es curioso que sobre la conservación de los molinos de es Jonquet, no se haya oído demasiado del solar que conforma la parte norte de su entorno. Este lugar, después del mirador y del molí d´en Garleta -el del museo municipal-, ofrece una perspectiva increíble de esta zona. Es difícil pensar frente a esta estampa rural que con girar la cabeza aparece una selva de mástiles desde el Passeig Marítim. Por lo visto este terreno forma parte de la propiedad de la casa al final de la calle Terrer. Un edificio que se podría incluir en el conjunto arquitectónico y cuyos residentes pueden disfrutar estas magníficas vista en ambos sentidos. Seguramente muchas inmobiliarias estarían deseosas de poner sus manos sobre toda esta zona privilegiada.

Aunque el abandono de este punto quizás se deba a que sea de titularidad privada. Pues multitud de ramas, grafitis y escombros se reparten por este espacio. El acceso público no ayuda a sus propietarios a mantener la zona saneada, pero este ´asilvestramiento´ se convierte en todo un oasis para un urbanita fugitivo que no quiere dejar lejos la ciudad. No obstante, ante la rehabilitación de la zona ¿Cuál es el futuro que le depara a este punto? ¿Imposible sufragar una zona verde? De momento la incertidumbre la convierte en otro punto negro, como la zona que tiene debajo, en la Avenida Gabriel Roca cuyo mal estado ofrece una imagen lamentable.

La Zapatería Argentina ha cerrado una de sus tiendas más características. Desde hace un mes el local que tenía en el Pas d'en Quint, frente a la juguetería tradicional La Industrial, ha echado el cerrojo. Esta casa fundada en 1912 en su local emblemático de Jaume II todavía dispone además de otro establecimiento ubicado en la calle Cayón, pero el local que ha cerrado era uno de los más conocidos al estar situado en una intersección estratégica del eje comercial de Ciutat. Según un empleado del comercio que los dueños hayan abandonado este emplazamiento estratégico no tiene nada que ver con el negocio, sino que al ser de alquiler los dueños del local han finalizado el contrato no han podido prologarlo. Desaparece así otra de las tiendas emblemáticas, donde muchas madres compraron los primeros zapatos de sus hijos, que ahora ya son treintañeros.

¡Son Serra existe! es el grito de un vecino de esta barriada de Palma que cada vez siente como la proximidad de barrios de mayor tamaño, como la Vileta y Son Rapinya, están haciendo desaparecer la presencia psicológica de esta zona. Un punto cuya historia se remonta a los terrenos de la antigua posesión de Son Peretó. Quizás sea porque desde que la barriada no dispone de parroquia propia el barrio se está diluyendo lentamente absorbido como un pez devorado sus hermanos mayores. El Mercadona del barrio parece darle la razón y lleva sobrescrita la ubicación: Son Rapinya y el centro Universitario Madre Alberta Jiménez aparece siempre vinculado a esta barriada, cuando según está en terrenos que pertenecen también a Son Serra.

Las castañas contra el frío siempre han sido la mejor solución. Y eso piensan muchos palmesanos que durante estas fechas han podido verse haciendo cola frente al puesto ubicado entre San Miquel y Oms, en la Porta Pintada. En esta esquina los consumidores que se ha acercado al centro para realizar sus compras han podido calentarse las manos y un poco el alma con este fruto seco típicamente otoñal.