Dolors Cano es la delegada de la Fundación Vicente Ferrer en Balears, que cuenta con ocho mil socios. Asegura que durante estas fiestas se nota una mayor afluencia a la tienda de Palma situada en la avenida Argentina.

-¿Cuál es el objetivo en la fundación?

-Una función captadora. En los años noventa entré como voluntaria, más tarde pasé a ser coordinadora y después delegada.

-¿Aumenta la presencia de clientes en su tienda en estas fechas?

-Puede registrarse hasta un aumento del setenta por ciento.

-¿Qué tipo de productos atraen más?

-Compran artesanía y alimentación. La primera vez que vienen los usuarios de la tienda se interesan por los productos del comercio justo como el café, que llegan directamente desde Anantapur.

-¿Este año presentan alguna novedad?

-Los abalorios de yute para el árbol de navidad, confeccionados en el taller de la India en el que trabajan más de un centenar de mujeres discapacitadas.