Unió Mallorquina ha planteado como condición para formalizar un pacto en Cort el compromiso de mantener en pie el edificio de Gesa declarado por el Consell como Bien Catalogado, y reclasificar como zona verde los solares colindantes, propiedad de las empresas Mapfre y Núñez y Navarro. En este objetivo coincidirían con UM, el PSOE y los partidos que conforman en Bloc.

Si bien los terrenos afectados se incluyen en el área que se ha venido denominando fachada marítima del litoral de Llevant, que abarca la primera línea situada entre la Costa del Gas y la vía de cintura, la reclasificación reclamada por UM afecta únicamente a los solares anteriormente citados, en los que se prevé la construcción de viviendas de alto poder adquisitivo. De esta forma, el solar en el que se prevé la construcción del palacio de congresos y del hotel están fuera de la reclamación de Unió Mallorquina. En plena campaña electoral el candidato a la alcaldía por este partido, Miquel Nadal, se mostró convencido de que se podría alcanzar un acuerdo con los propietarios afectados. Según fuentes del ayuntamiento de Palma, cifran las posibles indemnizaciones en 251 millones o en el equivalente a conceder una edificabilidad de 300.000 metros cuadrados de techo urbanizable.