Las altas temperaturas registradas a lo largo del pasado invierno han acortado a tres meses la época de poda de los árboles de hoja caduca sembrados en las calles de la ciudad.

La adjudicataria del servicio de mantenimiento de las alineaciones arbóreas, la unión temporal de empresas integrada por Melchor Mascaró y Roig, han tenido que acortar los trabajos de desmoche de los árboles previstos ya que la llegada del frío se retrasó, postergando el inicio de la poda hasta finales del pasado mes de noviembre porque los árboles de hoja caduca no habían entrado en parada vegetativa, hecho imprescindible si se quiere realizar el trabajo sin poner en peligro la supervivencia de los ejemplares.

Actividad vegetativa

Asimismo, el invierno corto y sin horas de frío suficientes provocó el adelanto de la actividad vegetativa de los ejemplares con la brotación de hoja nueva a principios de marzo. De esta forma se tuvieron que paralizar los trabajos de poda de invierno este mes, cuando es habitual que se puedan prolongar hasta finales de abril, dependiendo de las especies.

Cuando finaliza el tratamiento de los árboles de hoja caduca se inicia, entre los meses de marzo a octubre, la denominada poda en verde, que incluye el refaldado, despeje de señales verticales, semáforos y fachadas, además de la poda de palmeras.

En conjunto, según el departamento de Mantenimiento de Cort, se prevé que la presente campaña de poda afecte a un total de 6.117 árboles de los 28.159 sembrados en las calles de la ciudad, cifra que supone que uno de cada cinco ejemplares recibirá el tratamiento con más o menos intensidad.

En concreto, se ha actuado ya en 1.420 ejemplares de hoja caduca, 654 de los cuales son plataneros, 264 olmos, 290 sóforas, 170 almeces y 38 ligustrums.

Se prevé que la campaña de "poda en verde" y de árboles de hoja perenne afectará a 3.088 ejemplares, entre ellos, 446 ligustrums, 129 ficus, 118 almeces, 397 tamariscos y 363 tipuanas.

También se podarán 1.609 palmeras, 96 de la especie de canarias, 1.264 dactilíferas y 249 washintonias.

La campaña no afecta a los ejemplares sembrados en los parques y jardines, otros 20.000, distribuidos en las 431 zonas verdes existentes en la ciudad, ya que se encargan de su cuidado otras dos empresas en las que el departamento de Infraestructuras ha dividido Palma a efectos de mantenimiento de parques y jardines.

Cuando se realizan trabajos de poda habitualmente se señala la zona a intervenir con carácter previo mediante la colocación de placas de prohibido estacionar con 48 horas de antelación. También se procede, si es necesario, a la retirada de vehículos previamente al inicio de los trabajos.

Intervención ´personalizada´

El tipo de poda que se realiza se "personaliza" para cada ejemplar en función de las necesidades de la especie y de su ubicación (proximidad a fachadas o a cables de servicios, entre otros).

Desde hace años, en Palma se sigue el criterio de la mínima intervención, consistente en no podar si no es necesario y evitar en lo posible mondas intensas de contención.