La copia de la estatua romana destrozada por un accidente en abril de 2005 ya está lista para ser colocada en su emplazamiento original del paseo de la Rambla dels Ducs de Palma de Mallorca.

Desde hace varias semanas la empresa radicada en Inca, Artifex Balear, ha finalizado el encargo del ayuntamiento de Palma consistente en realizar una copia exacta de la estatua, que un camión que trabajaba en las obras del Teatro Principal hizo añicos hace casi dos años. El encargo, que se ha realizado utilizando la técnica del punzonado, ha costado15.370 euros, que serán aportados por el seguro de la constructora causante del accidente.

El concejal de Cultura del ayuntamiento de Palma, Rogelio Araújo ya ha dado el visto bueno hace varias semanas al trabajo realizado por el taller de la capital del Raiguer y lo ha comunicado al departamento de Mantenimiento del ayuntamiento de Palma, que, en principio, será el encargado de reponer la réplica en el pedestal que permanece vacío desde hace dos años en el paseo.

Según Araújo, el único motivo por el cual la réplica aún no se ha colocado en su sitio es la necesidad de reforzar el pedestal, trabajo que también ha sido encargado al departamento de Mantenimiento de Cort.

El concejal de Educación y Cultura en funciones asegura que el retraso no tiene nada que ver con la petición que hizo el grupo municipal socialista en el pleno de diciembre del año pasado en el sentido de que Cort desistiera de realizar la copia y de colocarla nuevamente en la cabecera del paseo, porque su instalación en este emplazamiento fue "un homenaje a la Italia fascista".

Polémica sin sentido

En opinión de Araújo "se trata de una polémica que ya no tiene sentido puesto que las dos estatuas que flanquean el paseo se han convertido en un elemento más del mobiliario urbano y forman parte del paisaje ciudadano y del conjunto escultórico de la ciudad".

El concejal insistió en que detrás de esta reposición "no hay hada más" ya que "los símbolos fascistas como la corona de laurel ya se quitaron en su momento".

El PSOE recordaba en su moción, que obtuvo el apoyo de los grupos municipales de EU-Els Verds y el PSM, que las dos estatuas colocadas en 1.942 en la Rambla son una copia de las originales depositadas en el castillo de Bellver, sede del museo de la ciudad. Su colocación se decidió con el cambio de la denominación tradicional del paseo de la Rambla por Via Roma, en homenaje a la italia fascista, tal como consta en los acuerdos municipales de la época

Una vez recuperado el nombre original del paseo por parte de Cort, además del añadido de "Ducs de Palma de Mallorca" en reconocimiento de la ciudad a la infanta Cristina y su marido Iñaqui Urdargarín, no tiene sentido, en opinión del PSOE, proceder a la restitución de la estatua estropeada.