Los vecinos de Son Armadans solicitan que las instalaciones deportivas del Mallorca Tenis Club vuelvan a ser municipales para uso público. La concesión administrativa acabará dentro de dos años.

El portavoz de la entidad vecinal, Tomeu Berga, indica que responsables del ayuntamiento de Palma han asegurado que su objetivo es no renovar el contrato. En la actualidad la parte exterior del edificio se encuentra en mal estado.