Bon Sosec ha convocado a los propietarios de las unidades de enterramiento a una reunión, el miércoles 9 de noviembre a las 18.30 horas en las instalaciones de Marratxí, con el fin de analizar la situación del cementerio y decidir si se constituyen en comunidad de propietarios. De ser así, según el responsable de Bon Sosec, "los titulares de los nichos y los panteones asumirían la responsabilidad de la gestión y adelantarían los gastos sin perjuicio de reclamarlos luego a la EFM por obligaciones contraídas y no cumplidas". El representante de Bon Sosec, Juan Feliu, calcula una inversión aproximada de entre 200.000 y 300.000 euros. Actualmente hay 4.000 propietarios, 2.000 unidades más disponibles y 5.000 a punto de acabarse.