La portavoz de los propietarios de Olis Caimari relacionó la falta de información sobre el acceso a la finca con la reciente presentación de dos alegaciones, junto a otros vecinos de la zona, contra la construcción del viaducto sobre la carretera de Sóller. Esta infraestructura, cuya longitud prevista es de 180 metros, se proyectó con el objetivo de evitar el cruce a nivel con esta vía y el ferrocarril de Sóller. Los vecinos se reunieron este mes con el director de Transportes del Govern, sin llegar a acuerdo alguno.