El área de Infraestructuras que dirige la recientemente nombrada teniente de alcalde Marina Sans, en sustitución de la dimisionaria Rosa Arregui, ha incluido en su presupuesto de inversiones para el próximo año la sustitución del pavimento del Parc de la Mar, cuyas losas de marés están muy deterioradas por el paso del tiempo y debido a la mala calidad del material que se colocó en algunas zonas.

Sans confirmó en la comisión especial del pleno que abordó el proyecto presupuestario para el próximo año que se ha incluido en 2006 la ejecución de una fase del proyecto global, aunque ante los representantes de los grupos municipales de la oposición no detalló el proyecto.

No obstante, Infraestructuras ya ha cambiado en años precedentes el pavimento por losas de hormigón que imitan marés en la superficie situada sobre el aparcamiento del parque, y en la zona afectada por las obras del nuevo acceso al estacionamiento desde la autopista del aeropuerto.

En 2002 el departamento de Infraestructuras realizó un estudio del coste que supondría la sustitución de la totalidad del pavimento, en el que también se incluyeron otras actuaciones que, en aquel momento ya se consideraban necesarias, como la sustitución de los elementos del alumbrado público deteriorados y del mobiliario urbano.

En conjunto, el coste de la intervención superaba los 2,8 millones de euros, repartidos en 1,3 para el cambio del pavimento, 478.000 euros para mejoras en la iluminación y otros 998.000 euros para reparar el mobiliario y mejorar la jardinería. A principios del presente año fuentes de Infraestructuras indicaron que la actualización de este presupuesto supondría en estos momentos una inversión superior a los tres millones.

Las mismas fuentes indicaron que se ha optado por la sustitución de las piezas de marés por otras de hormigón de iguales dimensiones porque se trata de un material mucho más resistente y que permite que la superficie sea lisa, aunque con la suficiente rugosidad para evitar los deslizamientos.

A las nuevas piezas se les da un tratamiento para que ópticamente imiten en lo posible el color del marés.