Las tiendas de barrio siguen teniendo su clientela, aunque algunas cambien de género. Una frutería popular situada en la calle Manacor se ha reconvertido en tienda de ropa.