Teresa Sánchez, debido a la destitución del anterior responsable, ha vuelto a la presidencia de la Associació de Veïns de sa Calatrava, que actualmente reúne a residentes de los vecinos barrios de Monti-sion y Santa Clara. En estos días sa Calatrava celebra sus fiestas patronales.

-¿Vuelve por causa mayor a la presidencia de la asociación vecinal de su barrio?

-He vuelto, aunque no era ésta mi idea, pero al quedar la presidencia de la entidad vacante, por expulsión por Climent Garau, su anterior titular, reconocí que tenía que aceptar esa responsabilidad.

-¿A qué se debió la expulsión del anterior presidente?

-El pasado 26 de mayo, por medio de una asamblea, se decidió retirarle la confianza debido a que había realizado una serie de acciones de abuso de confianza a residentes en nuestro barrio.

-¿Cuántos socios tienen ustedes en estos momentos?

-Estamos a punto de alcanzar los trescientos entre los tres barrios que forman nuestra asociación.

-¿Cómo están ahora los ánimos entre los socios?

-Más calmados, ya que hay que trabajar de nuevo por el bien de esta zona de Palma con el objetivo de que vuelva a recuperar la imagen de pueblo, en donde todo el mundo se conocía y relacionaba.

-¿Objetivos que quieren cubrir lo antes posible?

-Tenemos pendiente de solucionar lo de los cables aéreos, la remodelación de unas ocho fincas que están en condiciones lamentables y recuperar como parque el Bastió del Príncep, algo que nos hace mucha ilusión.

-¿Les afecta la marcha de sus vecinos militares?

-A nivel social y personal nos afecta mucho, ya que muchas de las familias residentes en los bloques militares, ya condenados a desaparecer, vivían en sa Calatrava desde hace muchos años, estando muy vinculadas a nosotros.

-¿Mantienen el coraje con el que lucharon hace años?

-Hace casi treinta años, debido a la marginación en que había quedado sa Calatrava, salimos a la calle a plantar cara a la droga, lo que nos valieron represalias, pero al final logramos vencer.

-¿Disfrutan ahora de un barrio con calidad de vida?

-Logramos pisos sociales, mejorar la convivencia y, entre otras cosas, conseguir abrir la calle del Bastió de Berard para que tuviera vistas al mar, aunque aún quedan cosas por hacer.

-¿Cómo celebrarán este año las fiestas de Sant Cristòfol?

-Con algo de resaca por lo sucedido en la asociación y con un presupuesto reducido.

-¿Actos que han preparado?

-Mañana se realizará la bendición de vehículos, habrá una misa a la 19 horas en la iglesia de Santa Fe y en la muralla se degustará una paella.

-¿Y nada más?

-El domingo, a las 20 horas, se representará, en el teatre Xesc Forteza, la obra 'Som com som', original del escritor Miquel Forteza, a cargo del grupo teatral Vostè perdoni.