La reforma del paseo marítimo de la primera línea del Molinar ha dejado insatisfechos a una parte de los vecinos, que han denunciado imperfecciones en la ejecución de unas obras que empezaron hace meses y han cambiado la estructura inicial de esta zona.

Una de las modificaciones realizadas con las reformas ha sido la colocación de la acera al mismo nivel de la calzada. Esto ha provocado que los vehículos se despisten e invadan la parte peatonal, con el consiguiente peligro para los peatones. También se han registrado diversos robos por el método del "tirón" en las últimas semanas, según ha denunciado la presidenta de una de las asociaciones vecinales, Natividad Coll.

"Los vehículos aparcan en la acera más cercana a las viviendas, que son en su mayoría plantas bajas", se queja Coll. Por este motivo solicitan pilones que separen la zona peatonal de la calzada.

Solucionar el problema de las inundaciones que sufre el Molinar era uno de los principales motivos que llevaron al ministerio de Medio Ambiente, a través del departamento de Demarcación de Costas de Balears, a llevar a cabo estas reformas.

Para ello levantaron el pavimento del paseo unos dos metros para conseguir una inclinación hacia el mar. "Pedimos al representante de Demarcación de Costas un sistema de desagüe adecuado en todas las casas, que en su mayoría son plantas bajas", explica Coll.

Viabilidad

La contestación fue negativa "y la mayoría de los vecinos nos encontramos sin esta infraestructura", añade. El hecho de que acera y calzada estén al mismo nivel hace dudar a este colectivo de vecinos sobre la bondad de las obras.

No obstante, en algún edificio se ha colocado una acera elevada lo que crea un contraste con el resto de plantas bajas.

En conjunto, opinan que el paseo marítimo ha empeorado respecto a su situación anterior. "Cuando se produzcan temporales ya veremos los resultados, pero por ahora creemos que no serán efectivos", puntualiza Coll.

La asociación vecinal recogió hace cuatro meses 1.090 firmas para intentar paralizar las obras de Costas. Otro de los defectos que encontraban en el proyecto inicial era la sustitución de las farolas actuales por otras de estilo moderno en forma de "cigarrillo", que ya han sido colocadas.

"Las farolas están torcidas y quieren forrarlas de madera, igual que están haciendo con la parte que separa la zona elevada del paseo más cercana al mar de la situada junto a las casas", añade.

En su opinión, hubiese sido más efectivo colocar piedra caliza porque es más fácil de mantener a largo plazo que la madera.