El valor del edificio de Gesa es innegable. Obra de Josep Ferragut Pou e inspirado en las obras de Le Corbusier y Mies Van der Roe, simboliza como ningún otro inmueble en Palma una arquitectura básica en el siglo XX. En principio, la empresa eléctrica se planteó construirlo en las avenidas, pero finalmente se decidió por los terrenos donde estaban sus antiguos depósitos de combustible, en primera línea de mar. Ferragut pretendía así revitalizar una zona geográficamente privilegiada pero degradada en lo que al entorno se refiere. Un motivo que es el que ahora, ironías del destino, justifica su derribo.