El martes celebramos 44 años en que se aprobó la Carta Magna por la cual los españoles nos regimos. Pienso que es la primera vez que hemos sido capaces de que dure en el tiempo, ya que las anteriores siempre tuvieron circunstancias desfavorables para su duración. Debido a la mentalidad dogmática defendida por unos intereses de personas que ostentaban el poder y no permitiendo el acceso a ellos. Se podría hablar del caciquismo, militarismo, la Iglesia católica con un control del pueblo basado en la ignorancia de unas creencias falaces impuestas y que eran intocables a cambio de aceptarlas para poder de no poder sobre vivir. Hubo un importante filósofo español que dijo: « Cómo queréis que los españoles amen a España si no saben leer, ni pueden comer».

Desde el Contubernio de Munich se supo la dirección que debía tomar este país para conseguir reformarlo y modernizarlo. Algo se ha conseguido, pero no suficiente.

Debemos celebrar con satisfacción que siga en vigor y consiga la convivencia de todos. El pueblo al que se le cita poco ha sido el artífice de ello, después de centurias de vivir y estar sujetos a unas leyes dicta-toriales.