Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los adoquines (y otros) de la Señora Vázquez

Debo decir que no creo que la señora Vázquez confíe en que su jaculatoria dirigida al alcalde momentáneo de Palma, el señor Hila, sea atendida. Su carta es más un recurso retórico para hacerse eco de algo ya normal en esta ciudad, pero tanto Vd. como yo nos veríamos sorprendidos viendo a ese munícipe y séquito deambulando por donde le solicita.

Yo le aconsejaría otro paseo; ése que Vd. dice es light. El otro día tuve que dejar el coche en un taller del polígono de can Valero y bajar a pie desde la calle del mismo nombre hasta el cementerio, por el Camí de Jesús. Es éste un recorrido mucho más interesante y más ameno que el que Vd. describe. Pruebe, pruebe. No tiene desperdicio (aunque encuentre mucho ídem por el camino). Y le pido que tenga cuidado al terminarse la acera embaldosada.

Aunque podamos dar la culpa de la situación al ayuntamiento (regidores anteriores y actuales, verdaderamente no hay mucha diferencia de éstos a aquéllos), no se pierde todo el agua por un solo lado. La educación de las generaciones actuales es prácticamente inexistente. En fin, señora Vázquez, es muy encomiable su empeño pero, y como dicen los franceses, es como «pisser dans une clarinette». 

Compartir el artículo

stats