Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Policía de barrio: una figura necesaria

Maria Calderón. Palma

Hace unas semanas puse la enésima queja por ruidos nocturnos de un vecino, que ya están cronificados en el tiempo y que no han dejado descansar a mi familia.

Ni el tutor de dicho vecino, ni los organismos municipales visitados en varias ocasiones así como el poderoso lobby que hay detrás han movido un solo dedo por solucionarlo.

En la última queja se puso en contacto conmigo la policía del barrio de Ses Veles. Para mi asombro, escuchó, empatizó y medió en todo momento con el problema, avisándonos que no tenía la «varita mágica» y más en este caso complejo. Ya su interés e intento de arreglar esta situación me tranquilizó.

Después de su actuación, las circunstancias han mejorado mucho y deseo que así sea durante mucho tiempo. Desde aquí agradezco pues, la actuación policial de esta agente de barrio.

Compartir el artículo

stats