Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patinetes

Enrique Alzugaray. Palma

Es evidente que la reciente normativa acerca de los patinetes eléctricos ya ha caído en desuso.

Basta observar cómo circulan por las aceras, a veces llevando dos personas, todo ello prohibido por la nueva ordenanza. Y si van por la calzada muchas veces se los ve transcurriendo a contramano, sin el obligatorio casco en un 99% de las oportunidades.

Así que como cualquier persona puede observar esas transgresiones por cualquiera de las calles y avenidas de la ciudad, el Ayuntamiento y la Policía Local no parecen apreciarlo.

Suelo caminar por la Avenida Manacor y es cosa de todos los días, a toda hora. Hoy me cruzaron cuatro de esos patinetes en un corto paseo. Pasan por la acera a toda velocidad, sorprendiendo desde atrás o viniéndose por delante.

Los perjuicios de un golpe con esos aparatos, y más aun si la víctima es una persona mayor o un niño, son impredecibles. Un golpe y una caída con fractura, por ejemplo de cadera, pueden ocasionar muy graves consecuencias.

Pero el Ayuntamiento, como ocurrió en su día con las bicicletas (también dueñas de las aceras) parece haber tirado la toalla. Ni se ocupa ni se preocupa. Es el primero que ha olvidado la ordenanza.

Ojalá no haya que pagar cara esa incomprensible prescindencia de las autoridades municipales y policiales.

Compartir el artículo

stats