Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Respecto al homenaje a la división Azul

Jacqueline Tobiass. Presidenta del Instituto de Relaciones Culturales Baleares-Israel. Palma.

Acabo de leer y escuchar atónita a esa joven proclamar en el acto de homenaje a la División Azul, el pasado sábado 13 de febrero 2021 en la cercanía del cementerio de la Almudena: … «el enemigo siempre va a ser el mismo, aunque con distintas máscaras: el judío … el judío es el culpable (lo repitió varias veces) y la División Azul luchó por ello». 

Sabía que la División Azul, grupo de personas muy «patrióticas», fue a luchar contra el comunismo … y de paso ¿por qué no? también contra los judíos. El comunismo se creó bajo una doctrina económica, política y social y fue siempre muy antisemita. Véase Stalin.

Los insultos son graves como esta gratuita difamación contra los judíos. Estos hechos repugnantes, claramente antisemitas, que rechazo y condeno, son punibles, y confío en que la Justicia haga cumplir las penas previstas para la exaltación al odio.

España es un país democrático y como tal existe la libertad de expresión, que no confundir con injurias. La libertad de expresión tiene como límite la libertad del otro.

Pero lo más lamentable y triste es que un sacerdote (a quien se le supone un cierto nivel cultural) que asistía a este acto, cuando tomo la palabra en vez de enderezar la situación evocó a «nuestro señor Jesucristo» olvidando que Jesús era Judío! Alucinante.

Compartir el artículo

stats