Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

50 días en la UCI de Quirón PalmaPlanas

Familia Homar y Ferrer de Sant Jordi. Palma.

Si algo nos ha quedado claro a la familia durante estos 50 largos días de nuestra madre en la UCI es que no estamos solos. Probablemente la peor época de nuestras vidas ha venido acompañada paradójicamente de las mejores vivencias. El crecimiento personal ha sobrevenido por imperativo categórico; no había otra que pasar por el tubo. La cuestión es que uno, al saberse amado y cuidado, no tira la toalla: nos hemos sentido muy bien atendidos y acompañados por todo el personal de la UCI en particular y del hospital en general. Y es que en estos momentos donde la distancia física es de obligado cumplimiento, una cálida comunicación no es tarea fácil de llevar a cabo con éxito. Nos hemos encontrado con gente de primera categoría en todos los sentidos pero, sobre todo, de matrícula de honor en lo más importante, la humanidad. Dios nos ha escuchado y no ha permitido que estuviéramos desamparados.

Compartir el artículo

stats