Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguitas de pan

M. Dolores Vázquez Rovira. Palma.

Lo mío era ser monaguillo/a - Pero no nací varón. Pepín se llamaba el niño. De seis años como yo. Quería apagar las velas. Con su cucurucho en ristre. Prohibido Mª Dolores. ¿Y el incienso, superiora? Es que me gusta el balance. Calle usted y corra clase. Y es mejor que ya se calle.

Poco a poco fui mayor. Algo hereje sin peligro. Se perdió la tradición. Los latines y el cilicio. No a la opción de ser monjita. Sin un Sacramento a cambio. Otras jóvenes había. Que eran «amantes» de Dios. Y los hábitos tomaban. Con clausura y bendición.

Hubo de hacer pastelitos . Y profesoras en clase. Después ya vi en la parroquia. A señoras que ayudaban. Leer o pedir limosna. Eran las misiones dadas.

Y así pasaron los años. Hasta que leo en la prensa. «Dixit» el Papa Francisco. Que damas poder ser lectoras . Repartir la Comunión. Cosa que ya hacen ahora. 

Es un tiempo de pandemia. Y se muere mucha gente. Pues gracias por esas «miguitas». De cristiana muy impaciente.

Compartir el artículo

stats