Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A los imprudentes e insolidarios/as

Señores/as insolidarios/as. Como persona mayor de riesgo por haber sufrido un ictus, que gracias a Dios he podido superar, estoy indignado. Entiendo que sois los culpables de que yo no pueda disfrutar de mi última etapa de vida. Si hubierais tenido 3 meses ¡solo 3 meses! de paciencia y no hubierais ido de fiestecitas, botellones y demás reuniones multitudinarias, ya habríamos superado esta pandemia, como sucede en China. Pero no, dudosos animales racionales, impacientes y con floja personalidad, sin el mínimo espíritu de sacrificio, no podéis renunciar a las fiestecitas y no os importa la vida, no sólo la del prójimo, sino tampoco la de los seres que decís querer. 

Compartir el artículo

stats