Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los jarrones chinos

Hace años poseer algún jarrón chino, era un símbolo de pertenecer a cierta clase social pudiente, es decir poseer una economía e influencia para conseguir el búcaro y ponerlo en algún sitio de la casa. No había muchas familias que conseguían obtener alguno. Con el tiempo han quedado en un rincón sin que nadie ya les de la importancia debida. Han cumplido la función de aparentar pero no se les da la consideraciones de antes, ya que las circunstancias han cambiado. En España desde hace siglos la importancia de las decisiones eran siempre otorgadas a una determinada clase social, siendo ellos los que la sociedad admitía y reconocía como consecuencia de un poder omnipresente durante décadas. Cuando se habla de democracia a los políticos se les suben las ínfulas, como si ellos fueran los únicos que consiguieron las libertades para este país. Hasta algunos se comparan a «los jarrones chinos», ya que sus opiniones o relaciones no tienen la consideración de antes. Alguien se cree que fue enviado a ser «el salvador» de la patria. La evolución como la vida, indican otra mentalidad y conocimientos par una nueva etapa. Que dejen de aparentar y defender ciertos intereses que han quedado desfasados. 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats