Opinión

La Catalunya de Ferrusola

Ha muerto Marta Ferrusola, la mujer del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. Y la madre de sus siete hijos. Para los más jóvenes, es simplemente la «madre superiora» del clan de los Pujol que fue exonerada por demencia del juicio contra la familia. Estaba acusada de maniobrar para evadir al fisco y blanquear un mínimo de 38 millones de euros en los años en que su marido dirigió Catalunya. Unos fondos presuntamente conseguidos en base al cobro de comisiones por adjudicaciones de la Generalitat. Para los más mayores, Ferrusola será siempre recordada por los gritos de «això es una dona» que proferían los militantes más exaltados de Convergència en los años de las mayorías absolutas. Ferrusola resume una época, justo al otro extremo del péndulo de los males que ahora denuncia el presidente Sánchez. Muchos conocedores de la familia sostienen que Marta Ferrusola encarnaba a Pujol sin la máscara de cinismo que necesitó ponerse para lograr varias mayorías absolutas. Sea porque fuera así o como consecuencia del machismo banal, lo cierto es que los admiradores de Pujol acostumbraban a atribuirle a su esposa todos los males del expresident: un nacionalismo excluyente sin la capa comunitarista del marido, una visión de la lengua intransigente, una concepción clasista de la sociedad y una pulsión conservadora. Además, por supuesto, de ser la inspiradora de la máquina de corrupción que presuntamente administraba su primogénito, Jordi Pujol junior. Lo cierto es que, durante un par de décadas, Ferrusola se paseaba por Catalunya con una soltura parecida a la de Carmen Franco. Y la sociedad lo toleraba porque buena parte de sus votantes no pasaron nunca de oponerse a Franco solo por perseguir el catalán mientras levantaban imperios empresariales o creaban bancos. Y es que una parte del silencio que permitió la impunidad de los Pujol no es resultado de la desidia, sino de la complicidad de amplias capas de la sociedad que sustituyeron en sus cabezas a un caudillo por otro.

Suscríbete para seguir leyendo