TRIBUNA

1 de Maig: la recuperación de derechos continúa

Iago Negueruela Vázquez

Iago Negueruela Vázquez

Celebramos hoy un Primero de Mayo muy especial, en un contexto de casi pleno empleo y recuperados de parte de los efectos que la pandemia provocó en las personas trabajadoras, muchas de las cuales realizaron un gran esfuerzo asumiendo que el establecimiento de ERTE suponía una merma económica (percibir una prestación no es cobrar el salario) a cambio del mantenimiento de sus puestos de trabajo.

Una recuperación que hubiese sido imposible sin el diálogo social, sin los ERTE y sin las prestaciones extraordinarias para fijos discontinuos conseguidas… A diferencia de lo ocurrido en la anterior gran crisis, hemos aportado protección a los puestos de trabajo, frente a las políticas de abaratar despidos.

Pero también somos conscientes de la situación de dificultades que ha provocado el alza de precios y la inflación que sufre nuestra Comunidad, que nos ha llevado a crear un escudo social para los trabajadores y trabajadoras que en este invierno no han tenido trabajo, con una ayuda de 300 euros para los perceptores de una prestación de paro y de 600 euros para los que cobran un subsidio de paro.

Por el mismo motivo, patronales y sindicatos han acordado importantes subidas salariales en los principales convenios colectivos que se pactan en las Islas, y que en Hostelería (un 5% en 2023), que sumando los crecimientos acumulados en los dos últimos convenios supondrá un incremento del 25% en 7 años.

Por tanto, en estos últimos años se han ido encadenando recuperaciones de derechos a través de diferentes instrumentos, como el ya mencionado convenio colectivo de Hostelería, o la reforma del estatuto de los trabajadores, que ha conseguido un cambio de paradigma en la contratación donde la estabilidad ya se sitúa por delante de la precariedad. En 2015, 8 de cada 10 nuevos contratos eran temporales; hoy son 8 de cada 10 los indefinidos o fijos discontinuos.

O la ley turística de las Islas Baleares, que ha centrado mucho sus objetivos en la parte más social de la actividad, con medidas como el estudio de cargas para establecer las jornadas de las camareras de piso, o la obligatoriedad, desde hoy, Primero de Mayo, de ir introduciendo camas elevables para facilitar la tarea a las camareras de piso.

Esta última medida es, sin lugar a dudas, un hito histórico que se centra en la salud de las mujeres trabajadoras y que supone, de facto, un cambio en las condiciones de trabajo de más de 20.000 camareras de piso de las Islas.

Quedan muchas conquistas para seguir avanzando en un mundo que deberá anteponer el trabajo en condiciones dignas frente a la precariedad y la temporalidad. El diálogo social es el instrumento para ello: para formar sociedades que quieren crecer de forma democrática, social y pactada.

Hoy el reto es la calidad de vida. Cómo no sólo trabajar mejor, sino cómo vivir mejor. Por ello este Govern apuesta por comenzar experiencias que permitan ajustar las jornadas de trabajo: jornadas de cuatro días, que tengan en cuenta la conciliación, todo ello para facilitar la vida de las y los trabajadores. Y además permitirán mejoras en la productividad y constatadas bajadas de absentismo.

Por ello hay que seguir avanzando, juntos, organizaciones sindicales, Gobiernos y patronales, en una sociedad más justa y equitativa, también en el trabajo.

Feliz Primero de Mayo.