Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artículos de broma

Antisanchismo en libertad

No sé si todos los sanchistas se parecen unos a otros, pero cada antisanchista lo es a su manera. Hay antisanchistas franquistas y antisanchistas felipistas, en ambos casos con mucha intensidad, lo que tiene mérito e indica que hay muchos motivos para no simpatizar con el presidente español al que en Estados Unidos llamaron «Superman» por su parecido a las encarnaciones audiovisuales del superhéroe y no por su verdadero parecido en la capacidad para salvar las cosas por los pelos y con riesgo general. En el antisanchismo coinciden socialistas y derechistas, unos y otros del sector nostálgico, sin que los socialistas se sientan aludidos por el antisocialismo de los que comparten espacio en la cola de agravios.

Hay muchos motivos para el antisanchismo, pero ni uno solo para creer que España vive en una dictadura, ni siquiera en este momento idiota en el que se considera que todas las creencias tienen la misma calidad y no se las distingue de los sentires. Algo así sólo se explica por un ejercicio de extrema autosugestión o de sugestión, que hay muchísimo dinero trabajando en que la población sea intensita.

Una parte de la población española grita en público y escribe en pancarta que vive en una dictadura y que hay golpes de Estado en días alternos y olvida que el primer síntoma de vivir en una dictadura es que no se pueden convocar manifestaciones con pancartas y gritos denunciándola. Muchas de las caras de la manifa, por edad, saben lo que es vivir en una dictadura y cómo se ejecutan los golpes de Estado en grado de tentativa.

A veces se está incómodo o contrariado y puede que con razón (aunque esos estados pertenecen más a los sentimientos que a la razón), pero algunas personas que dicen sentirse en una dictadura no perciben tanta ansia de libertad como rabia de que esa dictadura no sea la que coincide con sus gustos. Gustos, sentimientos, creencias inciden más en el malestar que las ideas que, a temperatura ambiente, en las democracias solo producen discrepancias. Disfrute del libre antisanchismo: esto no es una dictadura.

Compartir el artículo

stats