Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jose Jaume

Desde el siglo XX

José Jaume

La majadería sin final del independentismo catalán

Un lustro haciendo lo que mejor saben, el ridículo; ese es el bagaje que acumulan los partidos independentistas catalanes, privados de la capacidad del discernimiento

L os partidos independentistas de Cataluña (Esquerra y Junts, además de la CUP y algún adherido) nunca agradecerán los suficiente al rey Felipe VI (su absurdo discurso con ínfulas de imitar al que pronunció su padre el 23 de febrero de 1981), al Gobierno de Mariano Rajoy y al Tribunal Supremo en el que oficia el magistrado-legionario Manuel Marchena haberlos convertido en mártires de su nobilísima causa. Nunca la cárcel ha hecho de insuperable colección de majaderos ejemplo para sustancial parte de la sociedad catalana. Eso siempre estará en el debe de desnortados poderes del Estado, que no saben, pueden, ni quieren entender nada del llamado «problema catalán», sobre el que teorizó en los lejanos tiempos republicanos Ortega y Gasset. Pero es cierto que toda majadería llega a un punto en el que se ve concernida a confrontarse con la realidad, consigo misma. Es entonces cuando se aquilata el volumen de necedad que contiene. Ahí ha llegado el independentismo catalán, capaz de arrojar al estercolero los favores que el desabrido Madrid les hizo; de enfangar la pulsión independentista, que late y seguirá latiendo, hasta transmutarla en festival padano no ya digno de mejor causa sino de espectáculo susceptible de ser visto con cierto interés.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, es lo que se denomina un pobre hombre al que el cargo le viene muy grande. Está instalado en el Palau porque Oriol Junqueras, político revestido con los ropajes del fariseísmo democristiano, incluidas elevadas dosis de vaticanista cinismo, está inhabilitado para cargo público por graciosa concesión del magistrado Marchena. Y si Aragonés deambula muy justo lo mismo ha de aducirse de los prebostes que dirigen Junts, artefacto ideado por el trabucaire Carles Puigdemont, desastrado presidente del ectoplasma denominado Consell per la República, como son Jordi Turull, que balbucea imposibles justificaciones, y Laura Borràs, que, dado el aumento incoercible del despecho que la enloquece, insulta a Carme Forcadell, apocada presidenta del Parlament que pagó su sumisión a Puigdemont con la cárcel. Son quienes han de hacer realidad la independencia de Cataluña. Garantizado queda que de no mediar nuevos favores de la Corona, el Gobierno y el Tribunal Supremo jamás lo conseguirán. Carecen de todo lo que hay que tener para promover consulta canadiense o escocesa. Las altivas Españas sestean tranquilas. Lo peliagudo para sus intereses es que desaparecida ETA si también se les sustrae el espantajo catalán poco les queda con lo que demandar prietas las filas a sus gentes, las que coreaban entusiastas «a por ellos».

La majadería vivirá el jueves y viernes otro episodio de su cargante representación. Es igual si Junts se queda, se va o se toma vacaciones. No importa si Esquerra dice que gobernará sola, acompañada o encamada con quien quiera yacer con ella. Minucias. La república catalana merece los esfuerzos que hacen por convertirla gozosa realidad.

Acotación estupefacta.- Si preguntas en el PP a qué se debe que Marga Prohens sea la presidenta del partido y si nada lo impide candidata a la presidencia de la Comunidad Autónoma en mayo de 2023, la respuesta es un triste encogimiento de hombros seguido de la afirmación de que era imprescindible quitarse de encima a Bartomeu Company. Añaden que fue idea de Pablo Casado. Una más. La falta de fuste de la también diputada en el Congreso se ha evidenciado ante el salvavidas que, magnánimo, Pedro Sánchez ha lanzado a Francina Armengol anunciando que el sobado REB se materializa. A Prohens se le ocurre decir que se debe a los inauditos esfuerzos que ha desplegado el PP. Pregunta: ¿los diputados del PP, ella la primera, votarán sí a los Presupuestos Generales del Estado, necesarios para que el REB se cumpla? Es de esperar que Prohens, el portavoz Costa o quien sea menester aclare cuanto antes esa cuestión, aunque parece impensable un no visto lo visto.

Compartir el artículo

stats