Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jose Jaume

Desde el siglo XX

José Jaume

Bienvenidos a los paraísos fiscales de las Españas

Isabel Díaz Ayuso ha felicitado fraternalmente a Moreno Bonilla por haber eliminado el impuesto sobre el patrimonio al 0,7% de los contribuyentes andaluces

Moreno Bonilla y Núñez Feijóo se dan la mano, ayer. Marta Fernández

La presidenta de la Comunidad de Madrid, que le va haciendo la cama a Alberto Núñez Feijóo, sin prisas, ahora inviables, sin innecesarias pausas, se ha descolgado, en el directo lenguaje propio de la derecha no se sabe si extrema pero sí extremada en cualquier caso, con un tuit en el que da la bienvenida a Juan Manuel Moreno Bonilla, que ha arrasado en las elecciones de Andalucía consiguiendo la mayoría absoluta ante la ridícula incomparecencia de las izquierdas, sentenciando: «bienvenido al paraíso». Superfluas mayores precisiones. La madrileña pronto será trasunto hispano de Giorgia Meloni, que el domingo se dispone a ocupar la presidencia del Consejo de Ministros tras ganar, según unánime predicción de los sondeos, las elecciones generales en Italia. Allí tendrán una presidenta posfascista, que es como hoy se denomina a los fascistas de siempre acomodados a los enrevesados tiempos actuales. En Madrid están experimentando lo que se ha dado en llamar derecha sin complejos, la que licúa los servicios públicos, a lo que se ve con el beneplácito del electorado. En Hungría y Polonia se ha votado mayoritariamente a sus hermanos en la causa; conocemos el desenlace: la democracia liberal a tomar viento. Bien, a lo que vamos: Moreno Bonilla elimina el impuesto sobre el patrimonio, como antes hizo Ayuso, para los muy ricos, para quienes tienen patrimonios superiores a 700.000 euros descontada la vivienda. No es poca cosa. Se dirá que no se trata de una fortuna, y no lo es, pero no podrá negarse que tres cuartos de millones de euros no están al alcance de cualquiera. Sea como fuere, menos impuestos para los que más ganan. Recetario PP.

Moreno Bonilla, que ya muestra la endeblez de sus costuras, sigue sin creerse lo que ha hecho en las elecciones (los socialistas continúan catatónicos), dice que busca atraerse a quienes migran a Madrid para que vuelvan a tributar en Andalucía. Son unos cien millones de euros los que dejarán de ingresar las arcas autonómicas. No parece probable que quienes tributan en Madrid siendo andaluces decidan emprender el camino de regreso. Siempre ha sucedido: la plutocracia del sur se siente más cómoda instalando en Madrid o lejos de las Españas sus recursos. Insistamos, 700.000 euros no es como para rasgado general de vestiduras, pero por algo se empieza. Puestos a eliminar impuestos, que se dé salida al del patrimonio, que pasa por tener una cierta pátina de justicia redistributiva.

Madrid y Andalucía eliminan el impuesto sobre el patrimonio reclamando más financiación al Estado

decoration

Lo chocante es que tanto a Isabel Díaz Ayuso, que también deflactará el IRPF, porque a ella no le gana nadie a la hora de ponerlo todo patas arriba, como a Moreno Bonilla, supuestamente la extremada y el moderado del PP, solo supuestamente, no se paran en barras exigiendo al Gobierno central que financie a sus comunidades. Una y otro aducen que están mal financiadas, porque Pedro Sánchez las castiga para beneficiar a sus socios nacionalistas, independentistas y bilduetarras. Hagamos parecida demagogia a la acostumbrada por los dos barones del PP, baronesa en la plaza de Madrid: si pueden prescindir alegremente de ingresos de decenas de millones de euros es que sus arcas disponen de recursos suficientes para atender a las necesidades de una sanidad y educación públicas manifiestamente mejorables; parece que no, aliviar la carga impositiva de quienes están sino en la cúspide sí en sus aledaños en poder adquisitivo no establece vasos comunicantes con la insuficiente financiación que en Madrid se constata que pena la sanidad publica y la educación no concertada. En Andalucía se quejan de parecidas carencias. Se argumentará que el electorado ha decidido que Ayuso y Moreno Bonilla gobiernen. Indiscutible. No dejaremos de constatar que cierta derecha hace lo que mejor sabe.

Acotación capciosa.- ¿No son demasiados cuatro reyes para el un tanto deshilachado Reino de España? ¿Cuándo dejará de incordiar el Borbón? Trabajo tiene Letizia para salvar a la Corona de los desmanes y desplantes de su suegro.

Compartir el artículo

stats