Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

en contra

Matías Vallés

«Tras la luna de miel, Feijóo se está quemando deprisa y se diluye»

José Félix Tezanos

José Félix Tezanos (Santander, 1946) preside el Centro de Investigaciones Sociológicas, después de haber pertenecido a la ejecutiva federal del PSOE. El próximo viernes viaja a Palma para comer con el Ateneu dels Comuns y presentar ‘Pedro Sánchez. Había partido: de las primarias a La Moncloa’ en Quars Llibres.

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿Le encanta ser el centro de la polémica?»

No quiero ser el centro de ninguna polémica pero, cuando desempeñas una función pública, tienes que aceptar todo lo que ocurra. Soy catedrático de Sociología y me gusta explicar lo que se hace, porque es pertinente.

¿Su libro ‘Había partido’ demuestra que Sánchez tenía más mérito que González o Zapatero?

Ningún líder político es comparable a otro, y «partido» iba en el doble sentido de un Partido Socialista que debatió lo que ocurría. No se parece a otros partidos, en que quitan y ponen líderes y ni el propio líder que quitan se ha enterado por qué.

Había partido, ¿hay partido?

Sin duda, en la vida política hasta el último momento hay partido. En la medida en que la tendencia de voto es cada vez más volátil, hasta el mismo día de la votación hay partido.

¿Este partido de Sánchez es más difícil que el anterior?

No hay partido fácil, pero los partidos que nacen de la base y están arraigados en la sociedad siempre tienen más posibilidades que los que responden simplemente a intereses que se acaban desnudando.

Usted es guerrista.

Siempre dije que el guerrismo no existía, no nos apuntábamos ni actuábamos desde ahí. Fue una denominación que pusieron quienes querían desplazar a un vicepresidente del Gobierno con gran peso histórico.

Con Guerra no coincide en el aprecio a Sánchez.

No, en este momento no coincido en absoluto con Guerra. Pasa como con los amigos, en algo estamos de acuerdo y en otras cosas no.

¿Cómo interpreta el barómetro de octubre?

Las cosas cambian. El PP, que estaba en una posición muy baja y que había caído, con el Congreso y la candidatura de Feijóo ha subido y han tenido un líder que ha estado bastante bien en un ciclo de luna de miel. Sin embargo, el contraste con los hechos le está deteriorando, le está quemando más deprisa que a otros líderes, aunque eso no significa que caiga también la posición del partido. Hay una agrupación de la derecha, donde los populares han absorbido a Ciudadanos y están haciendo lo mismo con Vox. La ultraderecha sube como la espuma y se derrumba como un suflé.

¿Se está diluyendo el efecto Feijóo?

Se está diluyendo, y lo vio todo el mundo que siguió el debate el otro día en el Senado.

¿Lo que ahora prima es la animadversión a Sánchez?

No, Sánchez tiene una situación muy parecida a la de siempre, con un sector que le valora muchísimo, y otro alimentado desde sectores específicos con una posición muy crítica. No hay posturas intermedias respecto a su persona.

O están con él o contra él.

Así es. Otros líderes son más ambiguos, no se definen, andan con medias tintas.

El CIS fue el último en sumarse al liderazgo del PP.

El CIS no se ha sumado, publica datos objetivos con total transparencia. No hay cocinas ni cosas de esas, le puede tocar a cualquiera como en la Lotería Nacional, y lo que va a pasar en el futuro no lo sabe nadie.

El consenso actual de las encuestas es una mayoría absoluta PP/Vox.

Ni mucho menos, los españoles son de centroizquierda. Al preguntarles, más del setenta por ciento se sitúan en opciones progresistas, y el resultado final dependerá de que voten o no.

¿Por qué incluyen a Díaz Ayuso entre los candidatos a presidente del Gobierno?

Es una pregunta abierta y la gente decide. Díaz Ayuso ha ido bajando, y algún encuestado propone como presidente del Gobierno a Miguel Ángel Revilla.

Yolanda Díaz se ha desplomado a la mitad de apoyos en meses.

No es fácil crecer para fuerzas como el Partido Comunista, que tienen un techo máximo y esos límites. Es difícil que Yolanda Díaz vaya más allá.

Pero Podemos llegó a encabezar las encuestas.

Nosotros nunca lo pusimos líder.

¿Reconocerá la esquizofrenia política de haber pasado de la ejecutiva del PSOE al CIS?

Las personas políticamente neutras no existen. Todos los presidentes del CIS tenían su corazoncito, y el Centro ha trabajado sin interferencias. La primera pregunta que le hacemos a un encuestado es «¿Dónde estoy llamando?», porque no lo sabemos. La sociología es una ciencia seria.

Pero «el CIS de Tezanos» es la expresión más repetida a cada barómetro.

Es infantil y refleja lo poco que saben, o lo alineados que están. Por eso estoy preparando otro libro, de contenido cómico, que se llamará precisamente El CIS de Tezanos.

Compartir el artículo

stats