50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Vicents

El hermano de Izan

Las redes contra el bullying x es.decirdiario || ¡Felicidades, Izan!

Izan tuvo la suerte de tener un hermano mayor, un ángel de la guarda que se atrevió a romper el muro de silencio en el que se movían sus acosadores desde hace cuatro años, ante la pasividad o la ignorancia de todo su entorno escolar, de la dirección del centro, de sus profesores y de los monitores de la escuela de verano donde sucedió el último y lamentable episodio que todo el mundo ha visto. La primera actitud del colegio de Lloseta, planteándose denunciar al hermano de Izan en vez de ponerse manos a la obra para revertir la situación, y la tibieza de la conselleria de Educación, exhibiendo un protocolo antiacoso que de nuevo se ha demostrado inútil ante un caso grave, nos tendrían que hacer reflexionar seriamente sobre la educación que reciben los jóvenes en casa y en la escuela. Y, más importante todavía, sobre el ejemplo y los modelos de conducta que los adultos transmitimos y ellos calcan. Modelos donde todavía anida el odio y el desprecio al diferente sin la más mínima censura, como se ve cada día en el discurso político y en las redes sociales; modelos que confunden el respeto con la debilidad, la tolerancia con la permisividad sin límites y la ocurrencia con la cultura; modelos que diluyen en la nada el ejercicio de la responsabilidad individual o que reducen la tutela paterna y a la vez desnudan de autoridad al maestro. Los casos de acoso escolar y discriminación ejercidos por menores tienen también una responsabilidad colectiva muy importante. En su resolución no es suficiente quedarse solo con la ola de solidaridad y apoyo al menor o señalar al adulto que no vio o no supo detectar el problema a tiempo. Esa es la forma más rápida para que se produzcan otros casos. El antídoto es acabar con nuestro mal ejemplo. Y conseguir que todos, familias, educadores y amigos, reaccionen ante el bullying como lo hizo el hermano de Izan.

Compartir el artículo

stats