Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Rábago

360 grados

Joaquín Rábago

Alemania sólo ahora se da cuenta de lo que se le viene encima

Sólo ahora parecen darse cuenta los alemanes de lo que se les viene encima por culpa de la guerra de Ucrania y de la contundente respuesta de Rusia a su bloqueo económico por Occidente.

El semanario Der Spiegel avisa de una situación de emergencia en el país central de Europa si el presidente ruso, Vladímir Putin, sigue cerrando el grifo del gas, a la vez que critica a los partidos de la coalición por seguir aferrados a sus viejos dogmas.

Así, por ejemplo, los liberales se niegan a que se introduzca el límite de velocidad en las autopistas aunque sea por tiempo limitado, lo que permitiría importes ahorros en combustible a más de un millón de vehículos.

El canciller Olaf Scholz, por su parte, reconoce que hay que revisarlo todo, pero mantiene el tabú de los socialdemócratas a la fracturación hidráulica y prefiere, como los Verdes, recurrir a Qatar para intentar sustituir al menos parte del gas que deje de enviar Rusia.

El zar del Kremlin tiene a Alemania en un puño, escribe el semanario, que pronostica para el próximo invierno hogares sin calefacción, cierres de empresas y recesión económica.

Lo cual debería obligar a los partidos, recomienda Der Spiegel, a violar viejos tabús: por ejemplo, en el caso de los Verdes y los socialdemócratas, su negativa a prolongar la vida de los tres reactores nucleares aún en funcionamiento.

Los líderes del partido otrora ecopacifista, hoy especialmente beligerante frente a Moscú, han sido capaces de romper un tabú al insistir con vehemencia en el rearme militar alemán y el envío a Ucrania de las armas que reclama su presidente.

Compartir el artículo

stats