Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Felipe Armendariz

PENSAMIENTOS

Felipe Armendáriz

‘Sa Veu de Son Dameto’ cumple treinta años

Agobiados como estamos con los grandes males del mundo (pandemia, guerra, inflación, hambrunas, inmigraciones desesperadas, déficit de viviendas accesibles, etc.) a veces no sabemos ver las cosas positivas que suceden en nuestro entorno más cercano. Una de estas buenas noticias es que Sa Veu de Son Dameto, la revista informativa trimestral o cuatrimestral (según la época) de la barriada palmesana del mismo nombre ha sacado a las calles su número 100.

Cien números suponen en años casi 31 ejercicios al pie del cañón, informando sobre cosas de Son Dameto y de Palma y «haciendo barrio». Algunos podrán pensar que la efeméride es irrelevante y que no daría para más de lo que periodísticamente se conoce como un breve o un suelto.

Nada más lejos de la realidad. Conseguir que a lo largo de tres décadas un grupo de voluntarios se presten a escribir sobre problemas, inquietudes e ilusiones del barrio, hagan fotos de los grandes y pequeños eventos y repartan la revista por todas y cada una de las fincas de la zona, no es cosa fácil.

El combustible para esta envidiable gesta es tan simple como tener conciencia de la condición de ciudadano activo, con ganas de participar en la cosa pública, mejorar la urbe y relacionarse. La Associació de Veïnats de Son Dameto-Son Pisà ha sido (y es) el instrumento para hacer vida social: lúdica, deportiva, cultural, solidaria, política…. La revista se ha hecho eco de todas esas actividades y también ha informado de cosas más prosaicas como los modestos ecos de sociedad.

Todo proyecto tiene nombres y apellidos y en el pequeño milagro de la barriada destacan dos personas: Francesc Bonnín, presidente de la Asociación de Vecinos y Llorenç Fernández, párroco de Sant Pau y vocal de la entidad vecinal. Sin estos dos incansables, esforzados y veteranos líderes, la vida vecinal hace años que habría decaído y no existirían ni la asociación, ni la revista.

Más al contrario, la barriada está cada vez más viva, más dinámica y más solidaria. Ni la pandemia, con sus duras restricciones y penalidades, ni la crisis o el imparable transcurrir de los años, han malogrado el proyecto.

El gran inconveniente, que también sufren otras iniciativas ciudadanas, es la ausencia de relevos. Muy pocos jóvenes, o personas de mediana edad, participan en las actividades comunitarias o están vinculados, siquiera tangencialmente, con la asociación o la parroquia. El futuro es así incierto.

Otra de las claves del éxito del movimiento vecinal ha sido su carácter abierto y plural. Revista y asociación siempre han estado abiertas a cualquier persona, grupo o colectivo con ganas de construir la barriada. Nunca se han mirado ideologías ni carnés.

Por último, cabe destacar que el caso de Son Dameto no es, afortunadamente, único en Mallorca. Hay otras legendarias revistas de barrio y existe una arraigada tradición de Prensa de la Part Forana que desde hace décadas sirven de elemento vertebrador y dinamizador de la sociedad.

Compartir el artículo

stats