Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elena Fernández-Pello

Las chicas meten gol

Nunca se había hablado tanto de la Eurocopa femenina como este año, lo que es muy buena noticia para las jóvenes que sueñan con emular a Cristiano, Messi o Benzema

La Federación Española de Fútbol acaba de reconocer el derecho de la selección femenina a cobrar los mismos porcentajes que sus compañeros en las primas por los premios que reparten la UEFA y la FIFA.

El acuerdo, que fue presentado la semana pasada en la Ciudad del Futbol de Las Rozas, en Madrid, y que tendrá una vigencia de cinco años, fue rubricado por el presidente de la federación nacional, Luis Rubiales, y la capitana de la selección española, Irene Paredes, que acudió al acto acompañada por toda la plantilla y por el cuerpo técnico del equipo. Para todas ellas, la victoria, aunque modesta, era histórica.

Las jugadoras de la selección española no cobrarán, ni mucho menos, las cantidades astronómicas que se embolsan sus compañeros, porque el volumen de negocio no es comparable, pero han dado un paso decisivo hacia la equiparación.

En el deporte profesional, salvo muy escasas excepciones, siempre han sido los hombres los que han acaparado la visibilidad, el reconocimiento y, en consecuencia, el dinero.

El fútbol fue tenido durante mucho tiempo como un deporte poco femenino, cosa de hombres. Eso era lo que daban a entender las ráfagas publicitarias que salpicaban las retransmisiones deportivas décadas atrás, invitando a acompañar el segumiento del partido con un copazo y un puro.

Nadie lo hubiera imaginado entoces, pero es el signo de los tiempos: el fútbol se está volviendo femenino. Los equipos y las futbolistas han dejado de tener una presencia excepcional en las páginas deportivas de los diarios y ocupan con asiduidad espacios considerables en las televisiones, las radios y los medios digitales. Y con ello, evidentemente, empiezan a ser codiciadas por las marcas, interesadas en ficharlas como reclamo publicitario.

Hace una semanas, en Estados Unidos, la federación de fútbol y sus jugadoras pactaron un acuerdo mucho más ventajoso que el de las españolas. En su caso, las selecciones masculina y femenina comparten ingresos. Las estadounidenses habían jugado mucho más fuerte que las españolas, con una demanda por «discriminación institucionlizada de género» contra su federación. La Corte Federal les ha acabado dando la razón.

En Estados Unidos el fútbol no es el deporte rey como en España, y la diferencia de ingresos entre géneros no es tan abismal como en Europa.

Estas buenas noticias para el fútbol femenino llegan a las puertas de la Eurocopa femenina, que este año organizará Inglaterra y a la que la selección española llegará como una de las favoritas.

Nunca se había hablado tanto de la versión femenina del torneo como este año, lo que es muy buena noticia para las jóvenes que sueñan con emular a tipos como Cristiano Ronaldo, Messi o Benzema, y desde hace unos años con Alexia Putellas, Ada Hegerberg o Megan Rapinoe, las más recientes ganadoras del Balón de Oro Femenino.

Compartir el artículo

stats