Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desirée de Fez

Desirée de Fez

Periodista y crítica de cine

‘Barbie’ y el fin de la nostalgia

El pasado miércoles se publicó la foto de Ryan Gosling como Ken, el famoso muñeco de Mattel. Ahí está, decolorado, con un chaleco tejano y enseñando el elástico de los calzoncillos. Esa será su imagen en la película de Greta Gerwig (escrita por ella y Noah Baumbach, con estreno el verano de 2023) sobre una muñeca todavía más famosa: Barbie. Ahí van unas dudas a propósito de esa imagen, de la de Margot Robbie como la célebre muñeca, que ya se había compartido hace unas semanas, y de lo (poco) que se sabe del proyecto: ¿Se supone que Gerwig va a darle un meneo a la nostalgia que tiene secuestrados el cine y la televisión contemporáneos? ¿Va a darle la vuelta al concepto para demostrarnos lo absurdo que es vivir anclados al pasado? ¿Van a desactivar Gerwig y Baumbach, dos cineastas magníficos, el empeño actual en la supervivencia de los mitos y los relatos del pasado? ¿O estamos poniendo demasiadas expectativas en lo que puedan hacer al respecto, proyectando en esa película antes de verla lo que nos gustaría que sucediera?

En unas declaraciones para la edición británica de Vogue, Robbie afirmaba sobre Barbie: «Viene con muchas conexiones nostálgicas, pero también con formas emocionantes de atacarlas». Tanto de ahí como de los nombres que hay detrás del proyecto (que se arrastra desde hace casi una década y del que han saltado Diablo Cody y Amy Schumer) es normal deducir que no será una simple oda nostálgica a Barbie. Pero ¿va a poder Gerwig desactivar con una sola película el ánimo de una época en la que coinciden Jurassic World: Dominion, Top Gun: Maverick, Elvis, la cuarta temporada de Stranger Things, los universos cada vez más expandidos de Star Wars y Marvel, la estampida de películas sobre recuerdos de infancia (Fue la mano de Dios, Apolo 10 1/2: Una infancia espacial) o una serie como Irma Vep. Quizá Barbie llegue para espantar la nostalgia, quizá viaje al pasado para coger impulso hacia presente y futuro. Pero igual es mejor no avanzarse antes de verla porque le estamos atribuyendo una responsabilidad enorme y, sin luego no cumple, la decepción será grande y la recepción de la película, injusta.

Compartir el artículo

stats