Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

ElXokas y la cultura de la violación: no hemos entendido qué es ligar

Estamos hartas de que se nos cosifique y que se nos inculque la cultura del miedo mientras el otro se mantiene en las dinámicas que forman parte de la cultura de la violación

ElXokas.

Debemos repensar todo lo que nos han dicho que implica ligar. Para empezar, la misma palabra, ligar. La utilizo para que nos entendamos, pero yo prefiero hablar de seducción o de mostrar a alguien que te interesa para ver si es recíproco.

Muchos de los comportamientos que hemos aprendido para mostrar este interés van más allá del hecho de mostrar interés. Estos comportamientos tienen relación con sentir que si "ligas" es que eres un campeón. Quizás has visto la polémica de estos días sobre ElXokas, un creador de contenido en internet. Lo que ha pasado me ha hecho pensar que debemos hablar sobre cómo funciona el juego de la seducción machista.

Te pongo en situación: en un directo, ElXokas explica y habla durante un rato sobre lo importante que es aprender a salir sin beber ni consumir otras drogas. Es genial que alguien con alto grado de influencia entre los jóvenes pueda hablar de que se puede salir y tener mucha diversión sin necesidad de pasarse con el alcohol o sin consumir otras drogas. En un momento dado comienza a hablar del truco (y si es un truco, es que es algo que haces con intención) de unos amigos suyos que no bebían y que “se divertían llevándose a pibas que estaban colocadas”. Y entre este y otros comentarios que ha hecho sobre "ligarse" a chicas borrachas le han caído encima, evidentemente, un montón de críticas.

Estaba revisando toda la polémica para ver si había novedades y Rocío Vidal, periodista que divulga sobre ciencia y que habla a menudo de feminismo (en redes conocida como La Gata de Schrödinger) ha explicado que estuvo hablando con él y, después de esto, ha seguido hablando de la polémica. Me ha gustado mucho escucharle y os recomiendo que también lo hagáis.

Lo que yo opino de todo esto es que una cosa es salir de fiesta sin beber y pasarlo bien y que, entonces, conozcas a alguien interesante y otra cosa es pasarlo bien llevándote una tía que está colocada. Él define a su amigo que liga con chicas borrachas diciendo que es un crack, un fuera de serie, “de puto pro”, cuando “te llevas a una piba”. Lo que cuenta es que te lleves a la chica, no que las dos personas se entusiasmen con la idea de estar juntas, no. Debe ser como un trofeo. Incluso cuando la tía está borracha o colocada. Un trofeo. ¿Es esto ligar? ¿Coleccionar trofeos? Porque precisamente esta es la filosofía de los 'incels' que venden técnicas infalibles de seducción. Los 'incels' son aquellos hombres heterosexuales (mayoritariamente) que dicen que están en celibato involuntario porque no tienen con quien tener relaciones sexuales compartidas y, en consecuencia, se inventan todo de técnicas en las que cosifican a las mujeres sin tener en cuenta su voluntad para poder conseguir una lista de trofeos sexuales.

Yo quiero pensar que mostrar interés por alguien y tener relaciones sexuales con esa persona forma parte de un juego en el que las personas implicadas disfrutan y lo hacen con toda la voluntad y el entusiasmo. Y no puedo con la idea de coleccionar encuentros sexuales con varias chicas como medida del éxito, sobre todo si no te interesa en absoluto si la otra persona ha acabado teniendo sexo por voluntad propia o no.

También he estado repasando las explicaciones que ha dado ElXokas y, aunque entiendo que debe de ser duro recibir un montón de críticas, quiero fijarme en algo de o que dice, porque me sirve de ejemplo para entender cómo nos ponemos a la defensiva atacando a las demás personas, incluso manipulándolas desde la distancia.

La reacción de ElXokas

“¿En qué momento del discurso has entendido esto, tío o tía? O sea, ¿qué tipo de pensamiento de enfermo tienes en la cabeza?” Aquí le da la vuelta a la tortilla y nos dice que las personas malpensadas somos las que hemos pensado que lo que él decía no era correcto y que era un comentario que formaba parte de aquellas actitudes que configuran la cultura de la violación. No es que lo hayamos entendido nosotros porque tenemos una mente perversa, es que ya estamos hartas de que conductas machistas se utilicen para ligar como si fueran válidas e incluso premiables. Estamos hartas de que se nos cosifique y que se nos inculque la cultura del miedo mientras el otro se mantiene en todas aquellas dinámicas que forman parte de la cultura de la violación.

Cuando alguien señala algo que hemos hecho mal, sobre todo cuando es una conducta machista, es habitual que quien recibe la crítica se ponga a la defensiva e insulte a quien le ha dicho algo. Quizá lo primero que debemos plantearnos cuando recibamos una crítica por un comentario machista ( o racista, o clasista, o capacitista, o lgtbiqafóbico, etcétera) que hayamos es que debemos revisar cómo funciona nuestro sistema de creencias para que lleguemos a tomarnos como una coña, o incluso valoremos positivamente, que alguien salga a ligar y que como truco vaya a por las personas que están borrachas.

Aquella frase de “quien la sigue la consigue” no podemos aplicarla al mundo de la seducción porque si alguien se dedica a utilizar la insistencia para ligar no está intentando ligar, solo piensa al llevarse un trofeo sexual en casa. Seducirnos no es eso, seducir es demostrar interés hacia la otra persona y ver si ese interés es recíproco. Y si el interés no es recíproco de manera evidente, no es necesaria ninguna estrategia para conseguir “ligarse” a la otra persona.

Compartir el artículo

stats