Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alex Volney

El principio goebbeliano

«C reo que le complacerá saber que aquí en Rusia también existe un movimiento parecido que está atrayendo rápidamente la atención, así como un aumento anual de los rechazos a cumplir el servicio militar… renuncian a toda resistencia por la fuerza…» Escribía Lev Nikoláyevich Tolstói el 7 de septiembre de 1910 a su amigo Mahatma Gandhi. El autor universal, pensador social, moral y religioso abrumó al activista y pacifista hindú. Había alcanzado la cima de la literatura universal y tras una terrible crisis espiritual exploraría nuevos caminos y sometería a un implacable acoso y derribo a la Iglesia y al Estado, «dos instituciones esencialmente anticristianas» absolutamente «desvirtuadoras del auténtico mensaje», «fundamentadas históricamente en el uso de la violencia» empezaría a postular la doctrina de la no resistencia al mal con la violencia que su amigo independentista indio adoptaría con entusiasmo y hasta las últimas consecuencias.

El Reino de Dios está en vosotros fue censurada en Rusia, aunque correría de mano en mano entre la población, el recorrido no debió ser demasiado largo, fue muy discutido, en su momento, por la crítica rusa. Por suerte, rápidamente se tradujo y publicó en el extranjero, por este lado la difusión sí que ha tenido un largo recorrido que sigue siendo garantizable cuando el formato es en papel, en un mundo en el que las fronteras virtuales (digitales) cada vez ganan más peso.

Esta madrugada (24/11/22) parece que Putin ha hecho su discurso e iniciado la invasión. Cruzo la calle y en el café mi vecino, con familiares en esa región, asegura que «nada de nada», «los americanos mienten». Enseguida la «mentira norteamericana» empieza a ser el tema de debate mientras la violación de fronteras y sus explosiones registradas y movimientos de tropas pasan ya a un segundo plano. Rápidamente. Como la interminable e incombustible corrupción madrileña y sus secuaces. La imagen de un Casado moralmente apaleado saliendo del hemiciclo. Nadie cuestiona ya el presunto delito de la presidenta temeraria de Madrid. Si el órdago fascista no frena y la política no regresa, pronto verán ustedes esterilizadas las presuntas habilidades del super Núñez Feijoó, si es que alguna vez han existido en la medida que se iba acercando a la capital.

Un letrado con carnet en ese partido recuerda que el problema básicamente es uno: «el PP de Madrid manda en el PP nacional» mientras que «el PSOE nacional tiene desactivado absolutamente al PSOE de Madrid y aquí tienen el bloqueo político en la capital del estado». Puede ser, pero cuando la manipulación y la mentira se visten de normalidad acaban crujiendo las fronteras, y peligrando la vida de las gentes.

«No digo que si eres un terrateniente entregues inmediatamente tus bienes a los pobres; si eres un capitalista entregues tu dinero y tu fábrica a los obreros; si eres zar, ministro, funcionario, juez o general renuncies a tu posición privilegiada… pero si eres soldado puedes creer que eres necesario para proteger la vida de la gente» «Puedes dejar de mentirte a ti mismo y a los demás, y no solo puedes sino que debes dejar de hacerlo, porque la única dicha de tu vida reside únicamente en esto: en liberarte de la mentira y en profesar la verdad». Tolstói.

De Occidente a Oriente. De Madrid a Moscú se ha instalado la máxima goebbeliana de multiplicar la mentira hasta la extenuación. En Yasnaia Poliana un agricultor surca la tierra echando puñados de sal en la herida. En el otro extremo, el líder de la oposición ha subido y bajado del tractor en tan solo una sola semana. A un lado y al otro queda bien allanada la tierra para aquellos políticos que según Tolstói «no disponen de otro medio que no sea la violencia». La democracia, una vez más, tirada en el andén. Europa: Vía libre. La Internacional fascista en movimiento.

Compartir el artículo

stats