Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

Artículos de broma

Javier Cuervo

Eurovisión y alto riesgo

No es que el Benidorm Fest se pueda ver como una metáfora política -porque todo se puede ver así, con la misma gafa, ahora que las venden de dos en dos- es que ha habido participaciones políticas de primer nivel.

Recontemos. El exministro de Cultura y Deporte socialista Màxim o Huerta en la presentación de este clásico resucitado, como tantas cosas que estaban bien donde estaban. La vicepresidenta yolandista Yolanda Díaz, que iba con las percusionistas gallegas Tanxugueiras. La ministra de Igualdad Irene Montero, a la que una mama situó en el espectro canoro de Rigoberta Bandini por el «regalo de un hermoso lema feminista» y por la absurda pregunta de «¿por qué les dan tanto miedo nuestras tetas?» que quizá tenga sentido para el cardenal Cañizares, que es un ser muy raro. Gabriel Rufián, portavoz de ERC, también entró en debate para cosechar esos me gusta y retuits que te llevan a portada del Huffington Post.

Aunque no he encontrado la ola de odio hacia Chanel, la ganadora, habrá descerebrados voceando horrores con sus pulgares. Algunos hacían referencia a que no era española sin que nadie compensara con empatía ideológica hacia la mujer, joven, racializada y emigrante. En la barbiepolítica posturera el «kit» ideológico-emocional cada vez tiene más complementos.

No le pasa al Festival de Benidorm nada que no le esté sucediendo a la reforma laboral, que como las Tanxugueiras tiene la voz de los empresarios, la percusión de los sindicalistas y es mujer como Yolanda, pero el PP prefiere algo más mainstream y descomprometido como Chanel y los partidos de la investidura tienen, como Rigoberta Bandini, un mercado indie, de independiente, que ha pesado más que su raíz política «folki».

Lo peor es que estas emociones descontroladas sólo son una primera ronda, local, de lo que es Eurovisión, un concurso hortera geoestratégico con más peso del Este que del Oeste, en el que se enfrentan Rusia y Ucrania y todos los países fronterizos al conflicto y no podemos aumentar la escalada de tensión.

Compartir el artículo

stats