Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Vicents

Diez millones para Cabrera

La mejor noticia para el futuro de Cabrera ha llegado esta semana en forma de inversión. El Parque Nacional, históricamente infradotado, recibirá durante los próximos cuatro años 9,9 millones de euros, en virtud del acuerdo alcanzado entre el Govern, con el conseller Miquel Mir a la cabeza, y el Organismo Autónomo de Parques Nacionales. La financiación permitirá mejorar infraestructuras, actualizar la vetusta flota de embarcaciones, vehículos e instalaciones y ampliar el control y la vigilancia sobre el área protegida, que tras la ampliación de 2019 pasó de 10.000 a 90.800 hectáreas. En definitiva, permitirá gestionar y dignificar el parque nacional con unos recursos inexistentes hasta el momento. Y al mismo tiempo garantizar que esos fondos transferidos se inviertan en el archipiélago y no en otras áreas protegidas de Balears, pues una comisión de seguimiento formada por la conselleria de Medio Ambiente y el Organismo Autónomo de Parques Nacionales velará por el cumplimiento del convenio, que podrá prorrogarse a su fin durante otros cuatro años más.

A menudo Cabrera le ha servido al Govern como bandera ecologista o incluso soberanista, como cuando en noviembre de 2020 el Supremo anuló las pretensiones del Estado de gestionar la parte ampliada. Es una apreciación personal. Sin embargo, el mayor problema del parque nacional, su infradotación, no se abordaba, se dejaba siempre relegado. Y ni siquiera el movimiento ecologista de Balears, que tuvo un papel tan relevante en la declaración del parque hace ya 31 años, parecía interesado por el problema.

Ahora, finalmente, este Govern ha pasado de las palabras a los hechos, un paso con el que ganan todos los ciudadanos de Balears y gana la gestión de Cabrera, el último ecosistema mediterráneo completo que conservamos tal como fue.

Compartir el artículo

stats